Cristina Fernández de Kirchner

Cristina Fernández de Kirchner
Hay una REALIDAD que los diarios NUNCA te van a contar, porque no sirve a sus intereses.// ♥♥♥ Elecciones 2015: nosotros te avisamos, pero NO QUISISTE VERLO. Ahora ya están aquí. Mientras tanto, ABRAZAME, hasta que vuelva CRISTINA. ♥♥♥

viernes, 24 de octubre de 2014

Los tiranos de la tele.

Marcelo Tinelli cortando la pollerita en Show match.
Nazarena Vélez: actriz, vedette, contando un drama personal.
Mirtha Legrand: Almorzando... el día que la actriz Cecilia Rosetto fue su víctima.

Marcelo Bonelli y una de las tantas operaciones contra Amado Boudou.
Elisa Carrió (legisladora) en TN con Blank y Van der Kooy: asiste más a TN que al Congreso.











Santiago del Moro y el insoportable "Intratables": el que grita o insulta más, gana.













Jorge Lanata y su Fuck You en Periodismo (?) para Todos. Canal 13.
Los programas de Tinelli, los almuerzos de Mirtha Legrand, los programas de TN y Periodismo para Todos (Grupo Clarín), el programa Intratables (Grupo Vila-Manzano)... Todos ellos tienen un rasgo común: su autoritarismo. Quienes asisten a ellos como participantes o invitados, por gusto o por necesidad, deben someterse a sus dictados y pagar cara su aspiración a ser conocidos, difundidos, publicitados... Porque estar en la tele atrae público, y ser visibilizado en una sociedad de la imagen es casi una necesidad. Se trata de actores, directores, escritores, políticos, gente de la farándula, protagonistas del último escandalete, empresarios, cualquiera que aspire a un poco de visibilidad, o que le sirva a los "dueños" de esos programas para elevar el rating, será invitado, y también podrá ser una potencial víctima. Si el invitado/a tiene la fortuna de coincidir con el pensamiento (o los intereses) de esos dueños, no tendrá problemas y lo pasará bien, pero si es una posible víctima, el intercambio entre ser visto y necesitar rating, tendrá un saldo negativo para ella, que le mostrará cuán caro puede costarle su atrevimiento.
Todos ellos tienen grandes audiencias (o televidencias), pero para alcanzarlas (y satisfacerlas?) no alcanza con que el o la invitado/a sea conocido o famoso (por lo que sea y en el rubro que sea): tiene que añadirse al programa la cuota de dramatismo o, mejor aún, de escándalo. Y la autorreferencialidad de la televisión garantizará que el plus de escándalo/emotividad sea repetida hasta la saturación en casi todos los otros programas (del mismo canal, de la misma cadena o de otras) y en todos los horarios. Si el escándalo fue muy potente, la repercusión puede extenderse por varios días, replicarse en los medios gráficos y, por supuesto, en las páginas web y en las redes sociales. 
¿A qué puede estar sometida la víctima?
A recibir reproches o críticas, recibir insultos, ser sometida a inquisiciones abrumadoras, llevada hasta el llanto, los gritos, ser humillada, avergonzada...Obligada a largas esperas fuera de cámara para luego, si tuvo suerte, disponer de un tiempo mínimo para ser vista o escuchada, pero también, si el escándalo amerita, recibir otras humillaciones de los "dueños" de los programas fuera de los horarios de los mismos, demostrando palmariamente QUIÉN es el que tiene la última palabra, no sea cosa que el humillado crea que puede tener derecho a réplica para responder a la humillación. Entre las víctimas también están muchos políticos y políticas, a quienes hacen sentir que es mucho más importante (para sus carreras) participar de esos programas de televisión que, por ejemplo, cumplir sus roles de legisladores y/o funcionarios, reemplazando la verdadera actividad política por la política mediática.
En todos estos programas se ha privilegiado últimamente el enfoque político, además de los obvios del género, y si bien en la mayoría de ellos participan algunos protagonistas de la administración oficial, el tono de los mismos (el que predomina y hacia el que se orientan) es claramente opositor al gobierno. Y, curiosamente, son estos mismos programas los que enarbolan más asiduamente sus críticas al supuesto autoritarismo del gobierno, en cualquiera de sus integrantes (desde la Presidenta hasta los legisladores u otro tipo de funcionarios), los que reclaman diálogo y consenso, acusan al gobierno de autoritario, fascista, chavista, stalinista, etc. El colmo de la agresión y el autoritarismo lo ejerce uno de estos protagonistas que, no sólo insulta de palabra todo el tiempo y con su famoso fuck you, sino que llegó a criticar a los políticos opositores por "no juntar un balde de bosta"... Pero no fue eso lo peor, sino que los humillados, insultados y agredidos, aceptaron el insulto y admitieron que "tenía razón"... 
Si el autoritario ejerce su autoritarismo es porque, el sometido puede encontrar algo en compensación: visibilidad, difusión, reconocimiento... La cuestión es: ¿a qué precio? ¿cuántos y quiénes están dispuestos a someterse para lograrlo? ¿qué limites están dispuestos a dejar traspasar para no perder el dudoso privilegio de la visibilidad que esos programas les dan, a cambio de rating y para llevar agua a los molinos de los intereses de los dueños y/o conductores de esos medios?
En todos estos programas, lo que está por detrás, es dejar en claro QUIÉN es el que manda, quién es el que tiene el PODER, ni más ni menos.
 El Kioskito de Carla. Programa Duro de Domar.

 La conductora Carla Conte, quien participó en uno de los programas de Tinelli, fue una de las pocas que se rebeló frente a la tiranía del autoritario conductor.
______________________________________________________

4 comentarios:

Iris van Kirsten dijo...

Son los tiranos del rating, convertido en medida y razón de ser de todas las cosas.
Dolina habló de esta clase de programas allá por el 2001, señalando la diferencia entre vendedores de inmundicia que dicen claramente que te venden inmundicia y no te mienten, y los otros, los que te dicen que venden cultura (o investigación periodística, o debate político). En esta época pululan por la tele los segundos :-(

Greta dijo...

Así es Iris: son los reyes de la impostura, disfrazándose de lo que pretenden ser y no son..
Gracias por tu comentario, amiga.

Tilo, 73 años dijo...

gLo descripto en tu nota es totalmente cierto.
Pero existe otro co-protagonista en este manejo mercachifle de los mal llamados "entretenimiento" o "comunicación": El televidente.
A esta altura del desarrollo. evolutivo o involutivo de las comunicaciones que en el caso de nuestra tv data de 63 años, nadie puede declararse inocente. Estamos hablando de una gran mayoría de ciudadanos que trabajan, estudian, enseñan, tienen hijos, consumen, optan, votan, juzgan, critican, aplauden o abuchean. Cuando vas de compras, de acuerdo a la medida de tu presupuesto, se supone que tratás de seleccionar los artículos de la mejor calidad que puedas encontrar. Si hay público para la Noche de los Museos, para la Noche de las Librerías y para tantas expresiones diversas de nuestra cultura, quienes opten por "entretenerse" con lo que normalmente ofrece los personajes en cuestión, deberían saber a qué se exponen. Cualquier ciudadano con criterio adecuado en lo referente a DDHH, al respeto y a la consideración hacia sus semejantes, no debe aceptar pasivamente determinadas expresiones. Y si lo hace, pues es plenamente responsable por apoyar viendo y escuchando semejantes manifestaciones.
De no ser así, estaríamos de parte del voto calificado, de parte del país jardín de infantes, como decía María Elena, de parte de una represiva tutela para pensar, elegir y juzgar.
Forma parte de nuestro crecimiento como sociedad el saber distinguir con libertad entre el brillo de la cultura y el relumbre barato de la mediocridad. Hasta tanto no sepamos cuál es la diferencia, toda la galería que nos mostrás seguirá vigente.

Saludos

Greta dijo...

Absolutamente de acuerdo Tilo. Y por lo general me ocupo del televidente, oyente, lector. Junto con los medios/programas, son los corresponsables de la vigencia de determinados programas. Pero esta vez quise poner la mirada en los que, junto con los medios/programas, están frente a las cámaras, muchos de los cuales se transforman en víctimas, por querer ser protagonistas.
Gracias por tu comentario.

Related Posts with Thumbnails