Cristina Fernández de Kirchner

Cristina Fernández de Kirchner
Hay una REALIDAD que los diarios NUNCA te van a contar, porque no sirve a sus intereses.// ♥♥♥ Elecciones 2015: nosotros te avisamos, pero NO QUISISTE VERLO. Ahora ya están aquí. Mientras tanto, ABRAZAME, hasta que vuelva CRISTINA. ♥♥♥

domingo, 26 de marzo de 2017

El lugar del odio.

Este MARZO CALIENTE de 2017 que vivimos en la Argentina de Macri tiene la variedad del arcoiris y la unidad de la luz: cientos y cientos en las calles de Buenos Aires y de ciudades de todo el país que, con distintas voces, dijimos PRESENTE reclamando, gritando, cantando, saltando, bailando, enarbolando leyendas y mostrando cómo, muy a pesar del gobierno de Mauricio Macri, una de sus marketineras promesas de campaña, se está cumpliendo: UNIR a los argentinos, en contra de sus políticas, atropellos y provocaciones.
Este marzo caliente será inolvidable. El demonizado y expulsado de los medios "6,7,8" volvió de la manera que el gobierno de Macri jamás hubiera imaginado. Volvió en marchas los días 6, 7 y 8 de Marzo y se prolongarán hasta el último día del mes,  reventando las calles, avenidas y plazas de argentinos y argentinas enarbolando sus reclamos: los docentes y la comunidad educativa, los trabajadores, ocupados, desempleados, despedidos, las mujeres que piden por su derecho a ser respetadas y no asesinadas ni golpeadas, quienes no quieren que los DDHH humanos sean olvidados y reclaman por memoria, verdad y justicia... TODOS y TODAS estuvimos, marchamos, dijimos PRESENTE.

Marcha cacerolera contra Cristina Fernández de Kirchner.
Salvo el minúsculo (pero significativo) incidente en el palco donde el triunvirato de la CGT hizo un triste papel, luego de los enojados reclamos de "poné la fecha laputaqueteparió", gritado y cantado desde los manifestantes (desde hace 1 año se viene reclamando un PARO GENERAL para frenar los atropellos del gobierno por la destrucción y desprotección del empleo), salvo ese incidente que no pasó de algunas corridas y amagos de peleas a los puños, todas todas todas las manifestaciones, con cientos de miles de personas en las calles, tuvieron el sello de un acontecimiento masivo pero pacífico, festivo incluso. Ninguna de las manifestaciones callejeras tuvo la carga de ODIO que pudimos ver tantas veces en marchas de caceroleros (promovidas por muchos que hoy son gobierno) en contra del gobierno de Cristina Kirchner, con deseos de muerte incluídos. En estas marchas de Marzo no hubo siquiera un incidente que reclamara intervención de ninguna fuerza de seguridad, nada que hiciera temer que semejante muchedumbre representara una amenaza para nadie, y mucho menos para la estabilidad del gobierno, sin embargo...

Sin embargo, desde la usina mediática que apoya, sostiene y da protección al gobierno de Macri, sólo se hablaba de desestabilización, de destrucción de la imagen de Macri, de odio, rencor, violencia, se trató de tergiversar números de desaparecidos con mentiras, se demonizó a líderes sindicales que reclamaban, se desplegó una guerra desinformativa tanto en medios como en redes sociales, desde el mismo presidente Macri burlándose de las amenazas sufridas por un líder sindical desde su discurso oficial en el Congreso hasta las expresiones provocadoras, agresivas, irrespetuosas, tanto de funcionarios como de legisladores, replicadas y ampliadas por propaladores mediáticos, pudo verse con claridad meridiana DÓNDE está puesto el ODIO; llegaron hasta el absurdo de atribuir la masiva movida de Marzo a los hilos manipuladores de la ex Presidenta y a la vigencia de un kirchnerismo amenazante y destituyente, el mismo al que hasta hace poco daban por muerto y enterrado.

El presidente de la Nación, con la excusa de una oportuna gira de negocios (¿para el país o para sí mismo, su familia, amigos, socios, testaferros?) que empieza el lunes 27/3, estuvo AUSENTE en la recordación del Golpe del 24 de Marzo, Día de la Memoria, peros sus funcionarios y legisladores sí estuvieron, y dijeron...

Claudio Avruj, Secretario de DDHH (?)

Dice Arturo Jauretche...

"Ignoran que la multitud no odia, odian las minorías, porque conquistar derechos provoca alegría, mientras perder privilegios provoca rencor".



























 

No deja de sorprender que, muchos que no forman parte de la elite privilegiada y que son, peor aún, sus víctimas, se apropien de sus discursos y se alimenten de su odio, dejándose arrastrar por los prejuicios y negando su propia realidad. Son los y las que repiten como loritos las mentiras disfrazadas de "sentido común" que piensan para ellos los medios de masas, los que llenan de comentarios llenos de violencia y odio los foros de los portales web, los que justifican o peor, defienden todavía las medidas antipopulares aunque sean contra sí mismos, los que ciegos por sus prejuicios prefieren creer a quienes los alimentan día a día, que eligen creer a las campañas difamadoras y las mentiras armadas que se desmienten en horas, antes que a la realidad que día a día golpea sus puertas.
Es triste, porque ellos y ellas no pierden privilegios con gobiernos populares, y los derechos que se alcanzan tambiéna a ellos los favorecen, aunque los critiquen. Es triste y es injusto, por ellos y por todos los que nos perjudicamos ya que con su negación hacen que se fortalezca la tarea destructora de la derecha que gobierna.
Pero no perdamos la esperanza. En algún momento se darán cuenta DE QUÉ LADO realmente están y allí pondrán su conciencia y se expresarán con su propia voz. ¡Ojalá sea pronto!
___________________________________________________________

miércoles, 22 de marzo de 2017

La censura existe, y las peleas de poder en el barro editorial, también.


Tenemos que demostrar quién manda... dice Mauricio Macri por boca de la autora, a cuatro días de asumido y a punto de sacar los DNU con los que designaría a los dos nuevos miembros de la Corte Suprema, según su gusto y al margen del Poder Legislativo y del mismo Presidente de la Corte. (*)

Con el ejemplar en mis manos, me dispongo a leerlo. Y...¡oh sorpresa!
Al margen del trabajo de investigación, que puede ser serio, concienzudo y exhaustivo, el sesgo del mismo deja entrever que la mirada de la autora no es NADA neutral. En apenas unas páginas, ya desde el comienzo, puede inferirse: el libro podría inscribirse en una lucha de poder entre dos pesos pesados de la república: un poder Ejecutivo que no quiere obstáculos que le impidan alcanzar su objetivo y un poder Judicial, en la cabeza del Presidente de la Corte Suprema, con su propio objetivo de poder. Una lucha tremenda pero sobre todo, muy PELIGROSA para las instituciones y la democracia misma. 
"El señor de la Corte". Natalia Aguiar. (pág. 15)
Podría abundar en más ejemplos, pero con éste, tan significativo, alcanza:

1. La mirada sobre la ex presidenta Cristina Kirchner es sesgada, tendenciosa, peyorativa y desliza una acusación sin fundamento: la ex presidenta SE NEGÓ a traspasar los atributos presidenciales porque AL PARECER "se habían negado a garantizarle impunidad judicial a ella y los suyos". La supuesta seriedad de la autora en su investigación sobre Lorenzetti se cae a pedazos con su mirada claramente Anti K que arriesga motivos sin ninguna base, ni siquiera un testimonio, sobre algo de tal gravedad. Y si además recordamos los recientes episodios de corrupción (hoy llamados "conflictos de intereses" o "negocios incompatibles") del presidente Macri, su familia, sus funcionarios, sus amigos, socios y testaferros, la suposición de la autora suena antojadiza y tendenciosa, por no decir, mal intencionada. La saga de la fracasada entrega de los atributos presidenciales de Cristina a Macri bien podría inscribirse en la crónica del maltrato verbal, la prepotencia, la soberbia y la mala educación de Mauricio Macri, con sobrados ejemplos como para que no queden dudas (ver nota La buena educación en este blog).
La frase "Yo no manejo los jueces" también atribuida a Macri por la autora, se da de narices con la realidad presente y las presiones que llevaron a la renuncia a algunos jueces, al pedido de apartamiento constante a la Procuradora Gils Carbó a quien amenazan con juicio político, la persecución mediática a jueces y fiscales insumisos que se atreven a cuestionar medidas de gobierno reñidas con la legalidad, y un larguísimo etc. (**)
2. La mirada sobre el presidente Macri no sólo es (supuestamente) neutra: observando toda la película (libro, censura, presentación, denuncias, actores involucrados) puede entenderse que, para la autora, Macri es la VÍCTIMA de las ansias desmedidas de poder, no sólo de la ex presidenta Cristina Fernández que además pretende impunidad y pone "bombas" en su camino, sino (ya ocupando la Primera Magistratura), del propio Presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti. La frase que la autora le atribuye a Macri: "Tenemos que demostrar quién manda" suena por demás elocuente. No significa que esta lucha de poder no sea real, sino que, en el contexto del libro (la censura en librerías, la denuncia que el libro representa, quién acompaña a la autora en su presentación _la diputada Elisa Carrió_ y las denuncias que la misma viene realizando contra el propio Lorenzetti) queda bastante en evidencia que la pelea por el poder entre el Presidente Macri y el Presidente de la Corte Suprema se ha trasladado al ruedo editorial, sin abandonar los escenarios mediáticos o gráficos de diarios y revistas. En la nota anterior (La censura no existe, mi amor... ) mostramos cómo el mundo editorial fue, a lo largo de los años kirchneristas (2003-2015), un campo fértil de disputa simbólica donde muchos periodistas presentaban denuncias de supuestas investigaciones donde los blancos eran tanto el presidente Kirchner, como su esposa, la presidenta Cristina Fernández, sus funcionarios y/o allegados de diferentes ámbitos. La nota citada tenía como fin mostrar cómo, a pesar de la feroz campaña editorial de sospechosa seriedad había sido respetada plenamente la libertad de expresión de los autores y sus libros. A pesar de las acusaciones de autoritarismo, ninguno de ellos (ni libros ni autores) había sufrido censura o persecución. Y las críticas que sí existieron (al fin, todos tenemos derecho a responder acusaciones sin fundamento), fueron en especial hacia el universo periodístico, gráfico, radial y televisivo.
3. Que el libro se inscribe en esa pelea simbólica, con el mundo editorial como escenario, entre Macri y Lorenzetti a través de Elisa Carrió (diputada del partido ARI, aliada del PRO en #Cambiemos, el partido de gobierno), queda más que claro con esta invitación a su presentación:
Y entonces ya todo cierra. No quedan dudas que mis observaciones sobre la mirada sesgada de la autora (peyorativamente Anti K, piadosa con Mauricio Macri y su gobierno, maniquea con Ricardo Lorenzetti, supuesto victimario del presidente) eran acertadas. El libro podrá tener sustento en cuanto a sus investigaciones, pero lo pierde por su mirada parcial e intencionada hacia otros actores no menos importantes, como la presidenta Cristina Fernández, sus funcionarios y su entorno, incluso sus actos de gobierno. Si no fuera porque el objeto del libro es mostrar (atacar) la figura de Lorenzetti, antagónica de Macri, bien podría inscribirse en la lista denostadora de la galaxia editorial Anti K. Y una actora fundamental en esta movida contra Lorenzetti es la permanente acusadora del Presidente de la Corte Suprema, la diputada Elisa Carrió, aliada de gobierno de Mauricio Macri.
A veces no todo es lo que parece. Y otras veces, lo que ES finalmente aparece. Sólo hay que esperar, detenerse, observar, unir los puntos y puede verse la película completa. Las consecuencias de esta tremenda pelea entre dos representantes de los 3 poderes que conforman la República (Ejecutivo, Judicial, Legislativo) es una pésima noticia para nosotros, los ciudadanos de a pie, verdaderas VÍCTIMAS que quedamos como rehenes, y quienes no podemos tener garantizados derechos ciudadanos que, como consecuencia de esta PELEA, podemos perder.
No me atrevo a dudar del "intento de censura" que significó retirar todos los ejemplares del libro de Aguiar de las librerías. Pero la movida mediática denunciándolo y el personaje Lorenzetti y su lucha por el poder, sirvieron como un importantísimo efecto multiplicador del interés, que por supuesto a sus promotores les vino de perlas. Lástima que en las apariciones mediáticas de la autora no haya sido mencionado nunca ENTRE  QUIÉNES se da la verdadera lucha por el poder, cuando parecía que la pelea era entre una periodista que quería contar LA VERDAD y un hombre poderoso que quería ocultarla. La verdadera pelea fue (auto) censurada en el discurso.
__________________________________________________________________
(*) "El señor de la Corte. La historia de Ricardo Lorenzetti". Natalia Aguiar.
(**) Ver el libro "El Tano. Quién es Daniel Angelici", de Damiani y Maradeo.
Related Posts with Thumbnails