Cristina Fernández de Kirchner

Cristina Fernández de Kirchner
Hay una REALIDAD que los diarios NUNCA te van a contar, porque no sirve a sus intereses.// ♥♥♥ Elecciones 2015: nosotros te avisamos, pero NO QUISISTE VERLO. Ahora ya están aquí. Mientras tanto, ABRAZAME, hasta que vuelva CRISTINA. ♥♥♥

sábado, 16 de marzo de 2013

Metamorfosis.

Una crónica de mis tiempos.


Creo que mi interés por la política nació al abrigo de las discusiones familiares. No recuerdo si se hablaba mucho del tema. Sí tengo presente cómo, desde la época de Perón, mi familia vivía algunas de las consecuencias de lo que su gobierno motorizaba: la primera heladera eléctrica de mis abuelos, una primorosa y blanca Siam a la que mi abuelo le tomaba el tiempo para ver cuánto tardaba entre el run run de su funcionamiento y los silencios de su descanso. El vestido a lunares que una vez, desde un avión, la generosidad de Evita había hecho llegar hasta mí. Y los comentarios en la mesa familiar de los cuales recuerdo poco o casi nada, que rescato como el germen algo dormido de los intercambios de ideas e informaciones surgidos de los medios, en especial los diarios y sobre todo la radio.
Recuerdo los bombardeos en La Plata, los diarios “reveladores” de las barbaridades del peronismo de la última época que mi tío Kiko había guardado y que conservó con él hasta su muerte. Allí nació también mi anti-peronismo de manera curiosa, dentro de una familia humilde que supuestamente debería haber sido alcanzada por las bondades de un peronismo que se ocupa de hacer feliz a los pobres. Ese anti-peronismo de mi familia me fue llevando a la adhesión a otro partido que también era popular, pero más ‘serio’ que el “corrupto, autoritario y despilfarrador” peronismo: la Unión Cívica Radical. En la casa de mis abuelos se hablaba de Balbín y de Frondizi, de la UCRI y de la UCR… Durante mi etapa en el internado todo eso quedó en suspenso. Hasta que —no por mi propia voluntad— salí de allí.
Más adelante, la vida puso en mi camino al que fuera mi marido: peronista, y con una madre que, ante mis escandalizados oídos gorilas, decía casi escupiendo las palabras:
—¡Yo soy peronista!

Necesitaba saber más, mucho más de lo que sabía del peronismo y guiada por algunos a los que leía o escuchaba, me puse a leer ensayos de investigación que me ayudaron no sólo a entender sino a defender mi postura anti-peronista. Aparecían esos textos en mis discusiones de pareja que, por una mayor formación teórica, me transformaban en vencedora de todas las discusiones.
Hoy tengo más claro que, por lo general, nuestras elecciones políticas son hijas de las vivencias afectivas (buenas o malas) que cada quien fue coleccionando en su vida. Al menos como punto de partida.
Después vinieron las elecciones del fin de la dictadura, el florecimiento de la renovación radical y la admiración por Raúl Alfonsín. Los valores que reivindicaban la Democracia, la República y la Constitución me enamoraron. Viví con pasión toda la campaña política y hasta la victoria de haber conquistado para “la causa” a mi marido peronista. Participaba en cuanta marcha, manifestación o convocatoria que el partido hacía y me pasaba horas frente a la tele escuchando los debates en el Congreso. Recuerdo también con ternura una foto que nos tomamos frente a un cartel a la entrada de Chascomús (su ciudad natal), en la que todos (mi marido, yo, un matrimonio de amigos y sus hijas) hacíamos el famoso gesto de saludo que Alfonsín había popularizado. 

 
 
Por esos días la conocí a ella: Elisa Carrió. Y me atrapó. Su discurso elocuente, claro y firme, cargado de ética republicana era para mí como un faro. Me anoté como voluntaria para colaborar en su movimiento. Ella también admiraba (o eso decía) a Alfonsín y fue subiendo en la consideración  de un electorado que la llevó hasta un sorpresivo y honroso  tercer puesto. Allí estaba también mi voto, confieso.

Pero un día comenzó a surgir otra mujer: fuerte, sólida, muy hermosa, que parecía el par perfecto de la blonda Carrió. Juntas participaban en el Congreso  (como legisladoras) de una famosa Comisión contra el lavado de dinero en la época en que Menem y su banda inundaban las páginas de algunos diarios con casos en los que él, sus ministros y hasta su propia familia estaban involucrados. Y cuando la comisión había llegado a elaborar su informe, con el cual se hubiera podido hacer frente a tanta corrupción desenfrenada, apareció la morocha Cristina Fernández.
Elisa Carrió y Cristina Fernández entre otros, en la Comisión Antilavado: 2001.
 Con su presencia austera, implacable, quitó entidad al informe alegando falta de elementos suficientes sin que alcanzaran a ser eficaces para avanzar. En ese momento odié a la morocha que, de un plumazo, pinchaba la obra de la abanderada de la ética y la anticorrupción. A lo mejor también ahí comenzó el odio de Elisa contra Cristina.
Ambas ambiciosas, ambas inteligentes y talentosas, fueron trazando distintos caminos. Una llegó a ser la primera Presidenta mujer electa y reelecta del país. 
La otra…

Continúa teniendo como banderas la ética, la anticorrupción, los valores republicanos. Y al carecer de sustento y anclaje en la realidad política que critica, su tarea consiste en acumular denuncia tras denuncia, con argumentos forzados y hasta mentirosos.
Hay algo más… Necesita ser escuchada y vista, se ayuda con su soberbio histrionismo, su necesidad de atraer los focos sobre sí se exacerba con el paso del tiempo. Y su “rival” crece sin detenerse a fuerza de gestión ejecutiva y de poder simbólico. Cada vez le resulta más difícil competir. Y a falta de una tribuna que le sirva de plataforma (salvo en sus esporádicos discursos en la Cámara de Representantes) aprovecha las invitaciones de los siempre dispuestos medios opositores al gobierno y sigue con su supuesta campaña ética. Los votos no la acompañan. Alguna vez hasta llegó a autoproponerse como la representante de la “resistencia al Régimen” [sic] aunque sus vaticinios de apocalípticos finales del gobierno de los Kirchner la sumergen cada vez más en el descrédito. Mientras su eterna enemiga ganaba con 55% de los votos, la perdidosa Elisa apenas arañaba un no alcanzado 2% en las últimas elecciones (Octubre 2011). 

A lo mejor hay quienes puedan interpretar sus estrambóticas denuncias y sus agoreros pronósticos como muestra de insania. Yo no lo creo. Es demasiado inteligente, más de lo que su orgullo herido por la superioridad exitosa de su rival le permite aceptar. Pasó a una categoría perversa: alguien que necesita retorcer la realidad a fin de mantener los focos sobre sí con la excusa de defender la ética, alguien inmoral. Tan perversamente inmoral como lo permite su inteligencia.
______________________________________
Related Posts with Thumbnails