Cristina Fernández de Kirchner

Cristina Fernández de Kirchner
Hay una REALIDAD que los diarios NUNCA te van a contar porque no sirve a sus intereses.// ♥♥♥ Elecciones legislativas 2017: la oportunidad para FRENAR el Plan destructivo de Macri. #UnidadCiudadana #CristinaSenadora. ♥♥♥

sábado, 23 de marzo de 2013

Memoria, reconciliación, perdón y expiación.



Preguntas, preguntas, preguntas…

Preguntas retóricas cargadas de ironía que ya arrastran la respuesta…
Preguntas cargadas de dudas, auténticas dudas que buscan un ancla para salir del remolino…
Preguntas cargadas de signos de otras preguntas que sólo muestran al que boya en el torbellino sin historia, sin memoria que le ayude a buscar un ancla en el presente…

Cayó un meteoro, atravesó las redes y las llenó de confusión. No las rompió, pero las transformó en una maraña desordenada en la que los desorientados tratamos de atrapar algo que nos ayude para entender en qué hueco de la red quedamos. El meteoro se transformó en gestos, en palabras, que cayeron en las redes de los exégetas y los interpretadores. Cada uno de ellos según su saber, su mediocridad, su sabiduría, sus valores o sus intereses, dieron a esas palabras y a esos gestos un sentido.
La red continúa sacudiéndose como cuando el disparo del goleador la golpea y la impacta de manera brutal. En el T.E.G. del mundo Argentina ha pasado a ser nombrada. Tan popular como en su momento fue la ignota Kamchatka, que nadie sabía que existía y mucho menos dónde quedaba,  pero se hizo tan famosa para los que lo jugábamos. 

¿Un Papa argentino? ¡Quién lo hubiera dicho!
 Argentina recibió tal meteoro como a un Tsunami. Rápidamente, en las redes del sentido salieron a opinar representantes de la derecha antikirchnerista, desde los más cautelosos hasta los más eufóricos, y hasta los excitados ultramontanos. Casi casi convirtieron al meteoro en la espada vengadora y justiciera que vendría, como el ángel del Apocalipsis, a terminar con la dictadura K, con los juicios a los “perseguidos” represores y violadores de los DDHH, con los populismos latinoamericanos… Asomaron en algunos balcones banderas papales, aparecieron en algunos negocios afiches de Francisco el Papa (regalados por Clarín o La Nación, la verdadera oposición al gobierno), y hasta exóticas cintas amarillas y blancas en los pechos de los acusados por delitos de lesa humanidad en el juicio por La Perla, Córdoba (*).
¡Claro! La inesperada elección del Papa argentino voló la cabeza de la oposición. Como si hubieran ganado la elección con el candidato papal, quien tantas veces se había mostrado contrariando el discurso del gobierno. Un gobierno que había optado por no participar del famoso Tedeum anual en la catedral porteña, y durante cuyo mandato había sido aprobada, por ejemplo, la Ley de Matrimonio Igualitario. Allí siendo obispo de Buenos Aires, el ahora nombrado Papa se había plantado hablando de “plan de Dios”, de destrucción de la familia y había aconsejado que la política se ocupara de las cosas “realmente importantes”

El ahora Papa venía siendo cuestionado desde hacía mucho tiempo por su rol durante la Dictadura. Y su elección produjo en muchos, (entre los que me cuento), una furibunda indignación cargada de vergüenza: un representante de la jerarquía de una Iglesia argentina, cómplice de las Dictaduras, de la desaparición de personas, de la apropiación indebida de bebés (hijos de los desaparecidos), un representante de ÉSA Iglesia, iba a estar ahora en el puesto más alto. Indignación y vergüenza. Eso es lo que muchos sentimos, mientras otros lloraban de alegría y se llenaban de orgullo.
Entonces las redes empezaron a mostrar otras señales: el futuro Papa era peronista (¿?) y de San Lorenzo (¿?) y había caminado por las villas miseria y había hecho la “opción por los pobres”, y era humilde, sencillo, y para rematarla, había elegido el nombre de…..¡Francisco! Francesco, il poverello de Asís, el fraile que abandonó sus riquezas para darlas a los pobres, se calzó una túnica y sandalias, formó comunidades de humildes y desafió la riqueza del Vaticano con su pobreza “franciscana”.

Las señales continuaron. La Presidenta quien, supuestamente, había protagonizado el enfrentamiento con el obispo, era la primera invitada por el futuro Papa, y no sólo a un encuentro de diez minutos sino a un almuerzo completo de más de dos horas. Intercambiaron regalos, y el futuro Papa le dio un beso a Cristina quien, conmovida, expresó: _”Nunca antes me había besado un Papa”._ 
Y la imagen del Papa argentino besando a su antigua oponente recorrió el mundo.
Cristina Fernández de Kirchner entrega al Papa Francisco un juego completo para mate realizado por gente del Plan "Argentina trabaja".
Señales…
Queda pendiente "el temita de su pasado durante la Dictadura", y los testimonios, y los documentos que dan fe de ese pasado (**). Mientras algunos rescatan su apoyo a las víctimas de la trata (de personas) y del trabajo esclavo, de la tragedia de Once y de los pobres de las villas, otros recuerdan los testimonios y las denuncias.  Y no simples denuncias. Se lo señala como cómplice de las detenciones de dos curas jesuitas que trabajaban en las villas del Bajo Flores (cuando él era el Provincial de la Compañía de Jesús). O el reclamo de las Abuelas de Plaza de Mayo, a quienes nunca recibió ni dio su apoyo, quienes siguen esperando que, representantes de la Iglesia como el ahora Papa, contribuyan con lo que saben para poder recuperar a tantos nietos, hijos de los desaparecidos, aún no identificados.
Y en las redes, las pequeñas moscas atrapadas tratamos de entender dónde estamos parados, cómo interpretar las señales, cómo continuar el camino luego de la caída del meteoro.
Puede entenderse y aún celebrarse la actitud de la Jefa de Estado quien, con su estratégica inteligencia, se reúne en un encuentro cordial con el supuesto enemigo-opositor ahora Papa, ocasión que aprovecha para enviar dos señales muy claras: el regalo que entrega al obispo está realizado por gente del plan “Argentina trabaja” (“Nosotros a los pobres les damos trabajo”, dice el mensaje implícito del regalo), y el pedido de mediación por Malvinas. Aún cuando el Santo Padre no pudiera mediar por ser parte interesada (ya que manifestó claramente su postura en el tema, además de ser argentino) podría enviar un mensaje favorable que desde su nuevo lugar de poder sería escuchado de otra manera.

Pero…¿qué otras cosas podría Francisco el Papa realizar desde su nuevo lugar?

En la impresionante movida por limpiar una imagen tan poco favorable en relación con los DDHH, salieron alfiles como el Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, quien (además de subrayar que no había sido cómplice ni habia entregado gente), negó lo que él mismo había dicho 8 años atrás,(2) y una antes combativa Hebe de Bonafini (Madres de Plaza de Mayo) con una piadosa y comprensiva “carta a Francisco” (3). Pero antes de ellos hubo otros, tal vez menos connotados, pero no menos importantes.

¿Y qué hacemos entonces con nuestras banderas de MEMORIA para encontrar la VERDAD y alcanzar la JUSTICIA? ¿Lo pasado pisado?, como tituló el periodista que más investigó en el pasado de Bergoglio-Francisco y de la Iglesia durante la Dictadura,  Horacio Verbtisky (presidente del CELS), una de sus notas. (1) 
En el mundo cristiano, las palabras reconciliación, perdón, expiación, son alentadas y estimuladas. Ya que nos acercamos a la celebración de las Pascuas, no vendría nada mal recordarlas. Pero también está muy cerca el recordatorio del 24 de Marzo, cuando quienes defendemos la memoria, la verdad y la justicia, rendimos homenaje a todos los desaparecidos y a todas las víctimas de la Dictadura que comenzó ese infausto día. Podríamos reconciliarnos con el pasado siempre que aceptemos que ese pasado existió, sin  negarlo. Y hasta perdonar, si tenemos la capacidad de aceptar que somos humanos, falibles y que por lo tanto, podemos nosotros también cometer errores.
Pero también está la muy cristiana expiación: el que reconoce que cometió errores (pecados) puede arrepentirse, pedir perdón y además realizar todas las reparaciones que  estén a su alcance como para que  le sean perdonados.
Es lo que hizo María Magdalena,  y la convirtieron en Santa!
_________________________________________
(*)  En la ESMA como en La Perla –dos de los campos de concentración y desaparición por donde pasaron casi 8 mil personas–, aquellos que torturaron y asesinaron siguen hasta hoy diciendo que lo hicieron en nombre de Dios, de su dios, y que sacerdotes y religiosos católicos los acompañaron y apoyaron y reafirmaron en esas decisiones. Torturando se hacía el bien; asesinando se cumplía con el plan de Dios, haciendo desaparecer se eliminaban demonios y no personas. (Ver punto 9): Capítulo de Fortunato Mallimaci, citado más abajo).
(**) Artículos en el diario Página/12 del 11 y 18 de abril y del 2 de mayo de 2010 del periodista Horacio Verbitsky, donde se muestra con testimonios múltiples de otros sacerdotes y religiosos la colaboración y participación del actual cardenal de la ciudad de Buenos Aires –en aquel momento superior de los jesuitas de la Argentina (Jorge Bergoglio)– en el proceso de detención y desaparición durante la dictadura de dos sacerdotes jesuitas que trabajaban en barrios populares. (Se refiere a los sacerdotes jesuitas Orlando Yorio y Francisco Jalics).
Notas relacionadas:
1) Pasado pisado. Horacio Verbitsky 
2) Pérez Esquivel 8 años atrás (video)
3) Carta de Hebe de Bonafini a Francisco.
4) El ex juez Baltasar Garzón propone que se abran los archivos del Vaticano sobre la Dictadura argentina.
5) Iglesia y Dictadura: Horacio Verbitsky en Bajada de línea. (video)
6) El rol de la Iglesia Católica durante la Dictadura. (video)
7) La Iglesia conocía los crímenes de la Dictadura (video: Reportaje al periodista Horacio Verbitsky).  
8) El Papa puede abrir puertas para encontrar a los desaparecidos. Estela de Carlotto.
12) Iglesia argentina y dictadura: silencio cómplice y resistencia de algunos.
13) Entre los religiosos católicos también hubo víctimas del terrorismo de Estado. 

Bibliografía
9) Cruces, intersecciones y conflictos. Clacso. Capítulo: Sostén católico del terrorismo de Estado de la última dictadura cívico militar religiosa en Argentina. Fortunato Mallimaci.
10) "El silencio": de Paulo VI a Bergoglio. Las relaciones secretas de la Iglesia con la ESMA. Horacio Verbitsky. Edit. Sudamericana. 2006.
11) "Iglesia y Dictadura". Emilio Fermín Mignone. Ediciones del pensamiento nacional. Bs. As. 1986.

2 comentarios:

Tilo, 71 años dijo...

Interesante invitación para desempolvar esa MEMORIA, tan elusiva, tan frágil, que tantos tratan de sepultar a como dé lugar. Y sin embargo, será mediante su empleo constante que serán posibles logros verdaderos y duraderos en nombre de TODA la ciudadanía.
No olvidemos que el nuevo Papa es conservador. Tampoco, que el asesino Videla es asimismo, además de conservador, sumamente austero. Sencillez de costumbres y viajar en subte no implican necesariamente ser buena persona.
No olvidemos que JAMAS, la cúpula de la iglesia católica, tanto nacional como vaticana, recibió a Abuelas y Madres ni hizo un reconocimiento con el debido pedido de perdón por las atrocidades de las que tuvieron concretas noticias, cuando no directa participación.
Por último, un aplauso sonoro para el "modesto" consejo de Hebe a Francisco respecto a "no luchar por una iglesia para los pobres" instándolo en cambio a unirse a todos los que en este mundo injusto luchan para que se termine la pobreza.

Saludos

Greta dijo...

Tilo: muchas gracias por leer y comentar mi post. Podría decirte que casi coincido en un 100% con tus palabras, pero lo de Hebe me decepcionó: la Hebe combativa que exigía mayor justicia está ausente en esta Hebe sumisa y resignada. Los delitos perpetrados durante la Dictadura no prescriben, y la Iglesia (Bergoglio ahora la representa cabalmente) todavía no dio las respuestas que debió dar: tanto información como el reconocimiento y el perdón debidos a las víctimas, sus familiares y la sociedad argentina toda.
A Francisco le queda ahora la tarea de reparación y expiación. Esperemos que esté a la altura.
Saludos y un abrazo.

Related Posts with Thumbnails