Cristina Fernández de Kirchner

Cristina Fernández de Kirchner
Hay una REALIDAD que los diarios NUNCA te van a contar, porque no sirve a sus intereses.// ♥♥♥ Elecciones 2015: nosotros te avisamos, pero NO QUISISTE VERLO. Ahora ya están aquí. Mientras tanto, ABRAZAME, hasta que vuelva CRISTINA. ♥♥♥

jueves, 13 de abril de 2017

Gente bruta. Como decía el General...


La derecha es gente bruta. No importa si tienen dinero o no, si pertenecen o adhieren a algún partido político o no, les falta pulir el alma, perfeccionar el espíritu, afinar la inteligencia.
Carecen de sensibilidad como no sea por las cosas inmediatas, materiales o no, pero que están ahí, que no hay que buscarlas, porque eso implica esfuerzo y la gente bruta prefiere lo que ya está hecho.
Son insensibles. Su sensibilidad es tan limitada que son incapaces de sentir más allá de lo que está a flor de piel. Incapaces de sentir CON el otro, pero muy capaces de sentimientos básicos y brutales: el odio, el resentimiento, la negación del otro.
No pueden aprender porque creen que lo saben todo, aun cuando sus saberes no pasan de una lista muy larga de prejuicios, y una muy corta de saberes nuevos ligados a los cambios, esos que te permiten percibir más que los trazos gruesos, que te permiten ver los matices, las diferencias sutiles. Porque la sutileza no es lo de ellos, por eso insultan, agreden, estigmatizan al que no conocen, con tal de meterlo en la limitada cajita de sus limitadas categorías, la que los ayuda a sobrevivir en ese océano de mediocridad en el que se mueven día a día...

Y también son incapaces de una comprensión de la ironía, porque se sale de lo simple con que se manejan, porque la ironía no es para cualquiera, y ellos carecen de esa habilidad intelectual que se necesita para captarla.
Son brutos, por eso dicen las barbaridades más impensadas y ni se les ocurre que podrían estar haciendo daño, mientras quedan como bárbaros atropelladores y prepotentes, porque en su inseguridad, creen que denigrando al otro van a sentirse más seguros.
Y son brutos hasta para mentir, porque no se les ocurre que pueden ser descubiertos y hacer tremendo papelón empeorando aquello que pretendieron mejorar con la mentira.
Son tan brutos que prefieren mantener su obcecado pensamiento antes que admitir que podrían estar equivocados, que admitir que se están perjudicando o que aquello que sostienen en realidad los perjudica o lo hará en el futuro, y si tienen responsabilidades, que podrían estar haciendo mucho daño a otros.
Finalmente, el bruto no hace distingos entre clases sociales, ni profesiones, ni cargos, ni sexos ni ocupaciones. Podés escucharlo dando un discurso, una entrevista, una nota en la calle, pero también en la cola del súper, esperando en el banco, caminando por la calle, en un cine o un teatro... En fin. El bruto (o bruta) puede estar en cualquier parte, y seguro que, a esta altura, se te ocurrieron pilas de nombres.
Si te los cruzás teneles piedad porque, al margen del daño que causan, son gente de una enorme pobreza, más allá del dinero, porque su mundo es estrecho, como su mirada, y como su corazón que no se conmueve ante el dolor ajeno, y envidia las alegrías de los demás, pobre gente que deambula por la vida como un globo llevado por el viento que adentro solo tiene aire, y cuando ese aire se acabe caerán en la triste realidad que negaron, insensibles a lo bueno y bello que se perdieron, por ser TAN BRUTOS.
Y tienen un problema serio: son irrecuperables porque, como decía el General:

Yo he visto malos volverse buenos, pero no he visto jamás a un bruto volverse inteligente.
___________________________________________________

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails