Cristina Fernández de Kirchner

Cristina Fernández de Kirchner
Hay una REALIDAD que los diarios NUNCA te van a contar, porque no sirve a sus intereses.// ♥♥♥ Elecciones 2015: nosotros te avisamos, pero NO QUISISTE VERLO. Ahora ya están aquí. Mientras tanto, ABRAZAME, hasta que vuelva CRISTINA. ♥♥♥

domingo, 14 de julio de 2013

¿Miedo? ¿Quién dijo MIEDO?

El viernes (12/7/13) en el programa DDD (Duro de Domar) escuchaba a Mex Urtibezberea (músico, actor, escritor, productor, conductor...hombre de los medios), recordar su propia frase cuando se votó la LSCA (Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual): "Es como tocarle las bolas a la bestia", y también la frase dicha por el periodista de chimentos Jorge Rial (últimamente, cruzando piñas virtuales con Lanata), diciendo: "Yo no soy kirchnerista: soy anticlarinista, que no es lo mismo", furioso por el uso de acusaciones difamatorias que el periodista (ahora) de Clarín hace contra cualquiera que se atreva a negarlo, enfrentarlo o desmentirlo. Digamos que, para el caso, lo mismo da. La pelea contra "la bestia" la da el gobierno a través de la defensa de la LSCA votada en el Congreso en forma mayoritaria y transversal, discutida a lo largo y ancho del país, y es la primera vez que un gobierno se anima a darla. Ni siquiera Néstor Kirchner (que asumió con un mayor porcentaje de desocupación que de votos, emplazado por La Nación para que hiciera todo lo que establishment quería) pudo hacerlo, llegando incluso a cometer grandes errores (producto tal vez de esa falta de poder, o de pericia para elegir aliados), alguno de los cuales la misma Procuradora General, Alejandra Gils Carbó, trae al presente en su fallo a favor de la ley, explicitando de qué manera, autorizar la fusión entre Cablevisión y Multicanal permitió que "la bestia" se fuera convirtiendo, cada vez más, en la cabeza de Goliat.

Del lado del Grupo, crecen últimamente voces que no paran de hablar del MIEDO, propio o de otros, pero siempre en relación con el gobierno... Y también los miedos de quienes están a favor de las políticas gubernamentales.
  • Miedo a que la AFIP los persiga (es raro que no tuvieran el mismo "miedo" cuando el mismo Grupo, junto con muchos otros "grandes", sacaban del país miles de millones de dólares no declarados...: (Ver nota acá: Argentina-denunciara-al-jp-morgan-en-la-unasur-por-lavado de dinero-en-la-region.), y como si pagar los impuestos no fuera deber de todo ciudadano.
  • miedo a las respuestas que pueda dar el Ejecutivo a las diarias diatribas, mentiras, ocultamientos, campañas difamatorias y tergiversaciones, considerando mucho más graves las críticas que las propias ofensas.
  • miedo de algunos a hablar con medios del Grupo sobre sus opiniones políticas por temor a ser tergivesados y/o usados en contra del gobierno,
  • miedo a pronunciarse a favor del gobierno por temor a ser invisibilizados o difamados con campañas sucias,
  • miedo a participar en espectáculos, ser contratados, asistir a 678, por temor a que NUNCA MÁS los llamen de algún medio del Grupo (¿listas negras, como en la época de la Dictadura?).
  • miedo a ser escrachados como corruptos, "amigos del gobierno" beneficiados con subsidios o favores, y recibir el escarnio de ejércitos de odiadores en cuanto comentario, foro o discusión se saque el tema.
Cuentan los autores de "Periodismo de infantería" una anécdota a este respecto. Corría el año 2000 y 117 trabajadores de Clarín habían sido despedidos...

"Estábamos con Ana Ale en el bar de la esquina dedicándonos a la tarea de pedir solidaridades y difundir los despidos por los medios. La Negra (Ale) me dice: "Voy a llamar a Charly García"... Por esos días se volvía a reunir Sui Generis en un recital a realizarse en el Luna Park. (...) Cuando Ana le comenta la situación, en un momento de la conversación Charly le dice: "Bueno, ¿y yo qué puedo hacer por ustedes?" La Negra le pide: "Mirá: nosotros pensamos que podrías salir el sábado con una remera que dijese "No a los despidos de Clarín". La respuesta del Sui Generis fue: "¡Uds. están locos..Si hago eso NO LABURO MÁS!" Y nos cortó. El tipo que hacía unos meses se había arrojado desde un noveno piso a una pileta de natación, poniendo en riesgo su vida, en un rapto de "lucidez política" era incapaz de ponerse una remera contra el Grupo.
Hubo muchas más "agachadas" por temor al poder del Grupo, y otras por puro servilismo, pero como ejemplo con esta muestra basta.

Pero estamos en 2013, el mapa de medios tuvo algunos leves cambios, pero el PODER DEL GRUPO sigue intacto. Muchos cantantes, grupos musicales, actores... jamás son contratados por algún medio del Grupo si su apoyo a las medidas del gobierno son manifiestas, no importa si la persona siempre pensó de la misma forma respecto de determinados temas: para el Grupo es un "invisible", cuando no, un corrupto o un personaje transformado en monstruo, repudiable por toda la sociedad "honesta y bienpensante". El caso de la actriz Florencia Peña también podría ser útil para entender el ensañamiento que los medios del Grupo ejercen sobre quien, como ella, se manifiesta abiertamente a favor del gobierno, pero no es la única... Hace pocos días fue el músico y cantante Fito Páez, luego fue el cantautor Ignacio Copani... Para hablar sólo de la gente ligada al espectáculo y/o la cultura. Tan fuerte fue el ataque contra estas contrataciones y subsidios, que actores y gente ligada a la cultura en general de todo el país sacó una solicitada de apoyo a esta ayuda estatal (ver nota sobre el tema AQUÍ).

Sin embargo, no es sólo "hacia afuera" que el Grupo ejerce su poder de sembrar el MIEDO. El uso de las fuerzas de infantería (de la Policía Federal) para rodear la manzana de la planta impresora de Clarín, o las vallas "protectoras" que tanto escandalizaron a periodistas como Alfrendo Leuco cuando, supuestamente y a partir de "sospechas" sembradas por otro periodista (esta vez del socio La Nación, Joaquín Morales Solá) y replicada por horas y días a lo largo de todos los medios del Grupo de que "el gobierno pensaba expropiar Clarín"... (ver la famosa opereta que involucró a los ornitorrincos ACÁ), no es nuevo. El patético llamado de Lanata desde su   programa convocando a HACER ALGO si su programa era levantado (?), nació muerto: NUNCA existió la peregrina idea de expropiar Clarín, pero los operadores y sus políticos sumisos se sumaron y atribuyeron la no concreción de lo que nunca se había programado. ¿El obejetivo? CREAR MIEDO. Cada vez que Clarín decidió echar a trabajadores usó la misma táctica: telegramas de despido acusándolos de "hacer daño a la empresa" por haber participado en asambleas, amenazas de sabotaje, uso de la fuerza para protegerse, helicópteros sobrevolando la zona, cierre de calles, autoritarismo, vallado de protección, negación del derecho de asambleas, y ni hablar de hacer huelga...Incluso, el uso de la Infantería para remprimir en la puerta del diario: "violencia intelectual y física emprendida en forma irracional". (*)

Estamos en 2013. A punto de cerrar el capítulo LSCA y esperando la definición de la Corte Suprema acerca de la constitucionalidad de los artículos que el Grupo Clarín objeta con la excusa de la "libertad de expresión" que se vería vulnerada, y a la que la misma Corte ya dijo alguna vez que sólo se trataría, en todo caso, de una CUESTIÓN PATRIMONIAL... Sin embargo, el miedo y el terror puertas adentro del Grupo está a tope.
El titular de la AFSCA Martín Sabbatella se cansó de explicar cuantas veces le preguntaron que, según la LSCA, los puestos de trabajo así como sus categorías serían absolutamente respetados, que la empresa debería encargarse de preservar los medios de trabajo en el caso de que, eventualmente, alguna de las empresas del medio debieran ser vendidas a fin de que se adecuen a la ley.
Sin embargo Clarín no para de sembrar el miedo entre sus trabajadores ante la posible amenaza de las pérdidas de sus puestos de trabajo.

Dicen los periodistas Daniel Cecchini y Marcos Cittadini en:

Las maniobras del grupo Clarín para atemorizar y presionar a sus empleados en su estrategia contra la aplicación de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. (Miradas al Sur: 30/5/2010)
La estrategia del Grupo Clarín para impedir la plena aplicación de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual tiene varios frentes. Algunos son claramente visibles, como la utilización –a cambio de presencia mediática y otros favores– de los servicios de variopintos dirigentes políticos de la oposición que repiten en sus declaraciones el discurso elaborado por los estrategas del monopolio, la proliferación de recursos y chicanas judiciales en varias provincias a la vez, el mensaje unificado en todos los medios del Grupo y el lobby fogoneado a través de la Asociación Empresaria Argentina.
Menos visible, en cambio, es el trabajo que sus directivos realizan hacia adentro del Grupo para impedir –mediante el temor y la instalación de una fuerte sensación de inseguridad laboral– la disidencia de sus propios empleados.
(...) Luego que se reunió a todos los empleados, dos directivos (Daniel Zanardi y Carlos D´Elía), se encargaron de "bajarles línea". Algunas de sus palabras (todas las cuales fueron grabadas) fueron:

 La batalla es larga, recién comienza, falta mucho y nos asiste el derecho en muchos de los aspectos que vamos a discutir. Cuando se trata de interrumpir el orden constitucional y las garantías, todo está en riesgo y esa es la situación con la que nos estamos encontrando en este momento. Hemos recibido ataques; seguramente seguiremos recibiéndolos. A nuestras empresas, a nuestra gente y vamos a tener que estar preparados para vivir por lo menos dos años muy complicados. Las estrategias legales y jurídicas se van a llevar a cabo. No es el momento de comunicarlas porque se están evaluando. Lo que sí les quiero decir es que a medida que ocurran hechos trascendentes, se los vamos a comunicar. (...)
Y seguía el miedo:
Lo único que podemos hacer es seguir trabajando con las herramientas que nos dan el profesionalismo y la experiencia. Eso es lo que les pido a todos: templanza, paciencia y profesionalismo. (...)
Y como remate, decía Zanardi:
Para finalizar, todos nosotros y todas nuestras familias están viviendo un momento de mucha zozobra, obviamente estamos al tanto y entendemos la situación que puede estar viviendo cada uno de ustedes. El momento es difícil pero los invito a que nos concentremos en nuestras tareas. El Grupo y Artear van a hacer todo el esfuerzo posible para mantener los derechos y los activos de nuestras compañías, y la fuente de trabajo de cada uno de ustedes. (Ver nota completa AQUÍ).

Así deben estar viviendo (y sintiendo) quienes DENTRO de la cabeza de Goliat no confían en la LSCA, pero sufren el mensaje pesimista y manipulador que desde la cabeza se les baja, asustándolos con la pérdida de sus trabajos. Y es irónico, porque cada vez que a Clarín se le antojó (o le convino) echar gente, no necesitó de la existencia de una LSCA, y las excusas fueron: las crisis, los achicamientos, la globalización, la adecuación a la modernidad, las bajas en las ventas, las deudas,  y en cuanto a los trabajadores en sí, no se tuvo miramientos en violar la ley laboral despidiendo a delegados gremiales, a participantes en asambleas, en quienes cayeron en la sospecha de ser "infiltrados" o "zurdos troskistas"... Acusados incluso de intentar sabotear a la empresa... (*)

¿De qué MIEDO hablan ahora los que se oponen a las medidas del gobierno, a los que quieren aplicar la ley, a los que exigen (como corresponde al Estado) que controle lo que al Estado le pertenece porque es de todos...? ¿Por qué transforman en monstruos a quienes como el Secretaro de Comercio, prentende controlar qué hace una empresa como Papel Prensa con los dineros de todos, mientras los directivos cobran sueldos siderales, pero niegan a sus empleados el aumento por el que vienen peleando en las Paritarias, de las que hace años todos los gremios hacen uso?

Los que arman una guerra apelando a todo su PODER para defender nada más que su patrimonio, ni siquiera reparan en la vida y el dolor humano. Lidia Papaleo, viuda de Graiver, fue despojada durante la Dictadura de lo  que le correspondía sobre la empresa Papel Prensa S.A. Para ello, fue detenida ilegalmente, torturada, violada, y golpeada al punto de provocarle un tumor del que fue operada en el Hospital Militar. Sin embargo, tal como contó en su testimonio, recuerda más la mirada de Magnetto (CEO del Grupo Clarín) que la de sus propios torturadores, cuando le dijo que tenía que "vender" la empresa, porque corrían peligro su vida y la de su hija. (Ver nota ACÁ).

¿De qué hablan, cuando hablan los que dicen tener MIEDO?
____________________________
(*) "Periodismo de Infantería. Capítulo: Rescate de la vieja PC. Pág. 115.
Related Posts with Thumbnails