Cristina Fernández de Kirchner

Cristina Fernández de Kirchner
Hay una REALIDAD que los diarios NUNCA te van a contar porque no sirve a sus intereses.// ♥♥♥ Elecciones legislativas 2017: la oportunidad para FRENAR el Plan destructivo de Macri. #UnidadCiudadana #CristinaSenadora. ♥♥♥

miércoles, 17 de julio de 2013

The Lanata Syndrome

Muchos hoy se sorprenden del "cambio de bando" brutal de este periodista. Tanto desde los que lo conocieron como colegas, hasta los que lo seguían como lectores o espectadores, tienen serias dificultades para congeniar "aquél" Lanata que alguna vez admiraron, con "éste" que parece venido de otro mundo. Yo lo seguía a donde iba, y lo admiraba a partir de Página/12: el diario, los programas de TV, los de radio... Y hasta ahí llegué. Jamás compré un libro suyo, porque ya empezaba a desconfiar de su seriedad. En alguna ocasión recordé en un post el penoso episodio de su reportaje radial con Joan Manuel Serrat (ver nota ACÁ). Fue como abrir los ojos a su elefantiásico ego que lo llevaba (lo lleva) a caer en la falta de respeto hacia el otro, cualquiera sea. Después de ese día, no lo escuché más. Y de ésto hace ya unos cuantos años.
Hoy me encuentro con el libro de Eduardo Blaustein (Años de rabia. El periodismo, los medios y las batallas del kirchnerismo **), que le dedica un extenso y profundo capítulo a su antiguo colega. Me pareció que debía compartir algunas de sus impresiones, experiencias y opiniones, por el lugar que ocupó y por el valor que sus opiniones tienen en sí. Extraje del capítulo algunos fragmentos que, según mi opinión, son relevantes, en especial para el que quiera entender (o al menos tratar), ¿QUÉ  le pasó?, o eso que el autor llama "The Lanata Syndrome".
Dice el autor...
..."aquí no habrá biografía no autorizada, calentada y sazonada con ricos chismes, sino una breve excursión a los recorridos de Jorge Lanata hecho sobre percepciones personales, ayudado por mi memoria, por lo que Lanata produjo y produce, por recortes periodísticos, por discusiones entre periodistas que persisten en los blogs y se remontan a los 80´, por entrevistas informales con colegas que también trabajaron con él durante mucho tiempo. (...) En algún caso resulta imposible no vincular el discurso público de Lanata fiscal de todos (ya no de la Patria o la política, sino de todos los periodistas y hasta de los que trabajaron codo a codo con él) con el asunto financiero. (...)

Página/12:
 
De (la revista) El Porteño (fundada por Gabriel Levinas) relanzado nació el proyecto de Página/12, y con Página/12 nació quizá lo mejor de Lanata, en un fifty-fifty de méritos compartidos con Tiffenberg. Nació su legítimo prestigio de entonces y el futuro que se le abrió. (...) Se convirtió en "el joven de 26 años que fundó y dirigió un diario exitoso".
(...) Si se trata de plantar un meritómetro que cuantifique los aportes de cada cual para el éxito del diario, no hay ecuaciones fáciles. A Página "lo fundó" Lanata y él puso audacia y capacidad de pelea Pero el proyecto hubiera sido imposible de timonear sin las ideas, la sensatez y el trabajo extenso, cotidiano y obsesivo de Ernesto Tiffenberg, más el número  y calidad de los profesionales que se incorporaron. Además de prestigiar de entrada el proyecto, los que tenían "firma" sabían cómo funciona un diario, sabían de escritura y periodismo. Lista larga y conocida, entre otros,  Osvaldo Soriano, Horacio Verbitsky, más adelante José María Pasquini Durán, Juan Gelman, Eduardo Galeano, Tomás Eloy Martínez, Miguel Briante, Osvaldo Bayer, Luis Bruschtein, Rubén Furman, Julio Nudler, Carlos Rodríguez. Luego vinieron de La Razón _y antes de editorial Perfil_ Martín Granosky, Sergio Ciancaglini, Claudia Acuña. El diario se impuso por sus preciosas y oxigenadas novedades, por su cosa cercana y desestructurada, por el debate de ideas en un muy buen nivel, por sus investigaciones, por el modo de pararse ante la política y las transformaciones sociales, por la consistencia y el peso de las firmas reunidas, más la sed y la capacidad de una mayoría sub-30 (Marcelo Zlotowiazda, Alfredo Zaiat, Nora Veiras, Sergio Resumil, Camilo Sánchez entre muchos).
(...) La enorme mayoría tenía un compromiso y una mirada ética sobre el valor de la política y la propia profesión que merecería contraponerse con la relación que, con los años, estableció Lanata con ambas cosas. Recuerdo un par de veces en que Lanata me dijo sentirse quebrado en su relación con el periodismo. (...) En rigor de verdad, la relación más intensa de Lanata con Pagina/12 se dio en los primeros años, poco después comenzó a ausentarse. (...) Hay quienes creen que, cuando por fin se formalizó el cese de su relación con Página/12, Lanata creía que el diario, sin él, no iba a sobrevivir....
(...) Alguna vez Gabriela Cerruti escribió que Lanata se fue del diario diciendo que "había que aprender de Bernardo Neustadt si no queríamos quedarnos escribiendo en un diario que sólo leyeran los amigos". (...)
Y luego vino la revista XXI (que es 12 al revés).

Revista veintiuno (XXI).

Lanata quería ser masivo compitiendo con Noticias y otras revistas en un terreno de astucias menores. Y comenzaba a convertirse en un adicto a la popularidad, lo cual no es una discusión fácil de resolver: "por un lado hay que vender para sobrevivir; por el otro qué mejor que llegar a muchos".
"La revista XXI (...) nunca dejó de ser carnavalesca y confusa. Denuncias, coimas, enriquecimientos, regalos simpáticos, un agujero negro en portada, antimenemismo o antialiancismo fácil...(...) Todavía sin embargo Lanata hacía algo así como un suave y "divertido" periodismo progresista. (...) La revista terminó navegando medianías y fracasó en términos de sutentabilidad económica (...). Lanata se fue. Lo sucedieron otros empresarios y directores. Fue el primer fracaso en sordina. Se sumarían el portal Data 54 y Crítica de la Argentina, lo cual en teoría parece decir muy poco en relación con los grandes éxitos del Lanata del presente.

Crítica de la Argentina.

Abril de 2010. La gente no le cree a nadie y hace bien (decía Lanata). Venía gastando al Bicentenario y sus festejos desde el diario Crítica de la Argentina y decía:
"En medio de una crisis histórica (?), el gobierno asignó 926 millones de pesos en obras para la fiesta del Vicente Nario". Se denunciaba que por los gastos se iban a beneficiar "grupos empresarios pingüinos y menemistas". Pasó el Vicente Nario, tiempo después siguió el triunfo arrollador del kirchnerismo en las primarios y finalmente "lo que se está cayendo" fue la victoria oficialista con el 54,1 % de los votos.
Crítica de la Argentina fue su última fundación.
(...) Había encargando a la productora de Gastón Portal que hiciera un documental sobre las previas de la fundación del diario que pudo verse por Internet y se emitió por América antes de la salida al mercado. (...) Lo alucinante con Lanata es que llegaban las cámaras y él se convertía en su otro yo. Lanata en acting ya no nos hablaba a nosotros sino vaya a saber a qué multitud invisible. (... Una metamorfosis) que lo llevaba a convertirse en el Truman de su show. (...) Meses después, ya amargado y renunciado a mi puesto de combate original en el diario, le pedí a Gabriela Esquivada (una colega que había trabajado mucho con Lanata) que desde EEUU rastreara algún estudio pseudocientífico en torno a este grave asunto: el de la adicción a la popularidad. Entendiendo que sólo desde los EEUU, cuna del star-system, patria de trágicos héroes mediáticos destruídos por la dependencia de la fama, el alcohol, los barbitúricos u otras sustancias de riesgo, y frenético generador de títulos y medicamentos para trastornos psiquiátricos extraños, me podría llegar alguna respuesta. The Lanata Syndrome, por decir algo.
(...)
Un tema aparte (o no tanto) era el de los accionistas del diario Crítica:
  • El ex juez Cavallo, que pasó de haberse prestigiado votando en contra de la constitucionalidad de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final, a ser abogado de Ernestina Herrera de Noble en la causa por la adopción irregular de sus hijos Felipe y Marcela.
  • El empresario farmacéutico Marcelo  Figueiras (Richmond).
  • Antonio Mata (el "hidaldo aventurero español", como le llama el autor), "de límpida trayectoria al frente de Aerolíneas Argentinas" que quería obtener de Ricardo Jaime (ex secretario de Transporte, hoy buscado por la Justicia) la licencia para que su empresa Air Pampas pudiese operar en Argentina.
No es azaroso mencionar a los accionistas, porque (además del "salto" del ex juez Cavallo), la inclusión de Figueiras hizo que Lanata condicionara el trabajo de investigación sobre los laboratorios y la formación de precios (que llevaba adelante el periodista Mauro Federico)  porque ello podría afectar las publicidades que dicho laboratorio ponía en el diario. Y agrega el autor: "En la industria periodística se negocian las cosas como se negocian en la vida de todos los días y se negocian en la política. Lástima que el periodismo le exige a la política un standard ético pipí cucú. (...) Se suelen ceder espacios de libertad para sostener otras libertades posibles. Lo que no está bueno es cacarear la independencia absoluta y la valentía total como estratagema. (...) Con el tiempo fue pintando que no habría ni una discusión ni un proyecto interesante en Crítica como para disfrutar mejor de nuestros márgenes de libertad.
(...) Aunque a la distancia reitero que es oportuno reivindicar cierta pluralidad de miradas, mi impresión era que Crítica se regocijaba en el negocio de hacer antikichnerismo fácil mediante un diarito pobre, feo, inseguro, endeble, con mucho tic demagogo, en el que se sobrerrepresentaban las decisiones y muecas con que siguió repitiéndose Lanata; demasiado Lanata y poco colectivo. Hasta que el proyecto entró en crisis y Lanata se alejó, no sin antes vivir la experiencia del teatro de revistas en el Maipo, generosamente exhibida en el diario cuyo director usó de marquesina.
Lanata en el Maipo.

(...) La salida de Lanata fue vivida en la redacción como una tragedia griega (para muchos como una suerte de traición). (...) Por si faltaban razones para el padecimiento, era particularmente espinosa la herencia que dejaba el Gordo: Antonio Mata (hoy procesado por estafa) como accionista principal. (...) La muerte súbita de Crítica no fue en absoluto el primer caso de final triste para una aventura empresaria que incluía dosis de chantaje. Pero que ésto sucediera bajo la dirección de Lanata, campeón de la ética republicana, le dio a la aventura una cierta singularidad. (Así se defendió Lanata): "Cuando un socio viene a poner guita no le mirás la cara" y agregó con su proverbial ironía callejera que no pudo convocar para el proyecto ni a Santa Teresa de Calcuta ni a la UNICEF. 200 trabajadores de Crítica se quedaron sin trabajo, cuando Crítica, finalmente, cerró.
(...) El 5 de abril de 2009 Lanata publicó su carta de despedida en Crítica. (...) Casi toda la carta es olvidable excepto por la posdata:

"Es gracioso y patético verse corrido por izquierda por Clarín, que el diario que convivió e hizo grandes negocios con los militares (Papel Prensa, junto con La Nación), gerenciado por la señora que se sospecha apropiadora de hijos de desaparecidos, que implementa el terror como política laboral (...) sostenga en un artículo sin firma que Crítica "moderó últimamente su posición sobre Kirchner" es tan torpe que resulta cándido...(...) El diario que montó ilegalmente Radio Mitre, que obtuvo Canal 13 del menemismo y logró la fusión monopólica del cable con Kirchner nos acusa de falta de independencia. Clarín no soporta que no le tengan miedo. Me hubiera gustado, al menos, dar esta pelea con Roberto Noble, su creador, y no con su lobbista Héctor Magnetto y el genuflexo señor Kirchbaum, cada día más encorvado por decir que sí. Nada de lo que digan sobre nosotros cambiará la imagen que ustedes tienen al mirarse al espejo".

HOY: Periodismo para todos, en canal 13... del Grupo Clarín.

Para que pueda producir sus columnas de 7.000 caracteres en el diario del "lobbista" Héctor Magnetto, el sistema Clarín alienta y contiene a Jorge Lanata poniendo a su disposición uno, dos, tres investigadores que aparecen mencionados al pie de cada nota. Para darle máxima potencia de fuego al programa Periodismo para todos en Canal 13, el sistema Clarín rodeó al conductor de un ejército de productores y periodistas. Son más de una veintena, sin contar camarógrafos y editores, extraídos como muelas del área de noticias de Canal 13. Esa transfusión de sangre o recursos desde otros espacios del sistema, incluído Telenoche, a favor de Periodismo para todos, hizo que la capacidad centrípeta de Lanata se viva con algún recelo dentro del canal. (...) Indica con qué grado de lucidez y autoconciencia el sistema Clarín apostó a Lanata.
(...) No le cuestiono tanto que trabaje para el sistema Clarín (...) como el pacto eminentemente político, y habrá que suponer que económico, que hizo para poner su revólver en alquiler, acaso como último y desesperado efecto del síndrome de adicción a la popularidad. (...) Todo en PPT (*) con partículas de buena información, con forzamientos, con ironías abundantes, con adjetivos excesivos, imitadores, payasadas y crueldades, está concebido como un dispositivo del sistema Clarín para pegarle al Gobierno Nacional, exclusivamente al Gobierno Nacional.
Revista que replica el sistema Clarín.

(...) Veo poco al programa de Lanata (dice Blaustein)...porque me crispa, me enferma. Me resulta difícil de tolerar su carga de agresividad: desde el show del fuck you (ver foto), pura y furiosa ostentación de inmadurez cívica, hasta la imitadora de Cristina, pasando por las escasas dotes actorales del Gordo para pretender hacer la Gran Bores. Lanata furioso. Lanata despectivo, sobrador. Lanata esclerosado en sus muecas. Lanata insultando y despreciando a colegas con los que compartió _y les debe algo o mucho_ espacio de trabajo comunes. (...) Lanata constituido, quizá sin habérselo propuesto de esta forma, en lo que quedó de él: poder de fuego propio puesto en alquiler, demiurgo virtual ante sus audiencias trocadas, cowboy solitario cabalgando al crepúsculo. Canturreando en el camino sus verdades pobres, la tesis del débil, sus ambigüedades distraídas, el show de superficie, efectos especiales. La atroz complejidad del debate argentino miniaturizado para bien de la escala televisiva: sólo dos jugadores, malos y buenos, cual sencillo partido de tenis, puro instante, rotando el público las cabecitas, devolución de volea, ventaja para Nadal.

Debo reconocer que yo tampoco veo a Lanata, salvo unos pocos fragmentos que algunos de los programas que sí veo, suelen repetir. Aún así, es tal el malestar que me genera que, para no hacer zapping, opto por bajar el sonido de la tele, ya que hasta escuchar su voz me resulta irritativo. Él dice ahora que "triunfó" sobre (el Grupo) Clarín, porque éste se vio obligado a contratarlo. Muchos en cambio creemos que fue comprado para una tarea sucia que solamente lo desprestigia a él, ya que sus nuevas audiencias no son precisamente amantes de la paz y la tolerancia, audiencias a las que diariamente alimenta con su odio feroz y que nadie sabe cómo y/o dónde puede terminar. De lo que podemos estar seguros es de que, como  siempre, no se hará cargo.
_______________________________
(*) No casualmente, las mismas siglas de la productora Pensado Para Televisión, de Diego Gvirtz, de los programas 6,7,8, DDD y TVR que tanto odian Lanata...y Clarín.
(**) Años de rabia. El periodismo, los medios y las batallas del kirchnerismo. Eduardo Blaustein. Ediciones B.

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails