Cristina Fernández de Kirchner

Cristina Fernández de Kirchner
Hay una REALIDAD que los diarios NUNCA te van a contar porque no sirve a sus intereses.// ♥♥♥ Elecciones legislativas 2017: la oportunidad para FRENAR el Plan destructivo de Macri. #UnidadCiudadana #CristinaSenadora. ♥♥♥

lunes, 5 de noviembre de 2012

Violadores de la palabra.

Los violadores de la palabra están en su momento de gloria. Se los escucha en los programas de TV, en los debates parlamentarios, en los titulares de los diarios, en las editoriales. Son personajes conocidos, famosos por su historia o cubiertos de fama por las luces que los enfocan. Con total impunidad revolean descalificaciones, difaman, mienten, retuercen la realidad, y sus palabras caen sobre las audiencias desprevenidas. Para algunos es miel sobre hojuelas. Para otros, es como lluvia ácida, es la revulsión que produce ver y escuchar con qué facilidad el significado y el sentido de las palabras es dado vuelta para que se avenga a sus intereses, o los intereses de quienes les dan espacio y aire. Así podemos escuchar a la siempre presente Elisa Carrió lanzar en pleno recinto durante el debate parlamentario por la ley de Voto a los 16, decir impunemente que el gobierno tal vez compraría esos votos jóvenes con dinero o con drogas, que el voto a los 16 es la entrada oficial de La Cámpora en los colegios secundarios, y que los porteros en las escuelas se ponen la camiseta de La Cámpora y entran a las aulas para controlar qué dicen los profesores a sus alumnos en contra del gobierno. La catarata de inmorales inventos de la diputada con fueros (ganados con el 1,8% de los votos) no despertó, sin imbargo, la indignación de nadie en los escenarios que la escucharon. En el Parlamento nadie protestó ni pidó derecho a réplica. En el programa de televisión, sus interlocutores hiceron un cómplice silencio frente al disparate. 

Imágenes del cacerolazo de Septiembre.
Propuestas para el 8N.
Como en pocos días se llevará a cabo la nada espontánea marcha del 8N, y como se está poniendo al descubierto la trama siniestra de quienes la promueven, salió al ruedo el alfil de Magnetto en su programa de canal 13 a violar el sentido de la palabra ODIO para ponerla en el lugar que más le sirve al multimedios que lo contrata. Los caceroleros opositores al gobierno se ganaron con creces el sello de "odiadores" desde que, en la marcha anterior, exhibieron sin pudor sus insultos a la Presidenta, su desprecio hacia los planes sociales, su mezquino interés en los dólares, entonces ahora están siendo llevados a que no muestren esas marcas de odio, ni su sello de clase. Los organizadores variopintos que los convocan (desde el multimedios Clarín, partidos minoritarios o unipersonales, el PRO, sectores ligados a la derecha recalcitrante, opositores sindicales al gobierno, golpistas históricos, los oligarcas de la SRA, periodistas devenidos en fiscales de la república, etc.) les dicen qué deben hacer para no mostrar ese ODIO que los dejó tan expuestos la última vez: no hablar con la prensa, no lucir ropas de marca, no insultar, no agredir, sólo exhibir los carteles que ELLOS tan solícitamente les proporcionan. Es el milagro que producen los violadores de la palabra: transformar una marcha de reclamo en una marcha de zombies que sólo caminarán exhibiendo carteles, para no mostrar su verdadero interés, esto es, que el gobierno YA YA YA cambie, o se vaya. Entonces, ¿cómo hacer para que el ODIO no aparezca en los discursos de referencia a la marcha? Poniendo el odio en los referentes del gobierno?
Y ahí les vino de perlas la inoportuna intervención de un diputado del FpV que, luego de escuchar discursos agresivos e irrespetuosos (como los de la diputada Carrió, por nombrar el peor) no tuvo mejor idea que lanzar el epíteto de "narcosocialismo" para referirse al caso de la policía santafecina sospechada de connivencia con el narcotráfico, y al gobernante partido de la provincia, el FAP (Frente Amplio Progresista). Y como los violadores de la palabra no tienen problema para violentar los sentidos, tampoco se detienen a la hora de indignarse y sentirse como vírgenes ultrajadas. Así encontraron la excusa perfecta para levantarse del recinto y poner en peligro el quorum para continuar la sesión, a punto casi de la votación final. Entonces, el alfil de Magnetto encontró la veta para su pretensión de instalar la palabra ODIO en el gobierno y sus referentes, desde la presidenta de la Nación hasta el diputado dueño del exabrupto en el recinto. Como si la Argentina no tuviera un historial prolífico en hechos y manifestaciones de odio, desde el "Viva el cáncer" contra Evita, pasando por el bombardeo a Plaza de Mayo del 55, y por los años de plomo de la Dictadura, cuando el país se hizo famoso por las desapariciones forzadas, las torturas y el despojo. Así de fácil hacen tabla rasa de todo queriendo cambiar SUS propios odios por la calentura provocada en un recinto de debate.
"Yo le pido a los jueces QUE RESISTAN", dice Carrió en A 2 voces.

Pero la violación de las palabras  es moneda constante. Durante la semana pasada tuvimos que escuchar o leer a los periodistas de varios medios del Grupo Clarín y sus socios hablar de "embestida" contra la Justicia, a la siempre presente Carrió arengando a los jueces para "que resistan", y al diario La Nación hablar de "5 jueces "abatidos" en pocos días", cuando es exactamente al revés, y lo saben. Esos jueces a los que el diario La Nación considera "abatidos" son en realidad jueces corrompidos por el Grupo Clarín por medio de dádivas (viajes a Miami a participar en foros dedicados a cuestionar la Ley de Medios, nada menos) porque necesita un fallo favorable a su reclamo de inconstitucionalidad del famoso artículo 161 de adecuación a la Ley. Los que acusan al gobierno de avasallar las instituciones, no tienen ningún prurito en corromper a los jueces (de los que ya lograron una prórroga de 3 años para la aplicación completa de la Ley, cautelar mediante), ignorar la ley votada por mayoría en el Congreso, ignorar al órgano de aplicación de la ley, la AFSCA e ignorar el fallo de la Corte Suprema que puso límite a esa cautelar lograda, para el día 7 de diciembre próximo.
Y hablando del 7 de diciembre (el 7D, como lo llamó el Ejecutivo), tanto el gobierno como el multimedios están lanzados a una campaña de spot publicitarios en los que cada uno da su enfoque sobre la cuestión. Y allí aparecen los spots de Clarín, otra vez, violando la palabra con una catarata de falacias.
Veamos...
Aviso institucional del gobierno referido al 7D.
Spot de Clarín en respuesta al aviso gubernamental:
Peeeerooooo... la revista Barcelona, revista de sátira política, desarma las falacias del spot de Clarín:
Y un detalle final: donde la revista Barcelona dice "Independiente de este gobierno" debería decir: "Este gobierno NO ES dependiente del Grupo Clarín", como siempre lo fueron, con mayor o menor fortuna, los gobiernos anteriores, como bien. 

El 7 de diciembre es mucho más que una fecha: es un símbolo, y podremos ver si un grupo económico es capaz de seguir violando la palabra o empezaremos a respirar un aire más limpio de tanto humo intoxicado de mentiras.
_________________________________________________
 

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails