Cristina Fernández de Kirchner

Cristina Fernández de Kirchner
Hay una REALIDAD que los diarios NUNCA te van a contar, porque no sirve a sus intereses.// ♥♥♥ Elecciones 2015: nosotros te avisamos, pero NO QUISISTE VERLO. Ahora ya están aquí. Mientras tanto, ABRAZAME, hasta que vuelva CRISTINA. ♥♥♥

viernes, 8 de marzo de 2013

La protección del tero.

¡JUSTICIA, JUSTICIA, LLEGARÁS?!

El día 7 de Febrero del presente año la Presidenta de la Nación Cristina Fernández de Kirchner envió al Parlamento un anteproyecto de entendimiento con Irán que permitirá, de ser aprobado por ambas cámaras, que jueces argentinos que están llevando la causa por el atentado a la mutual judía de la AMIA ocurrido el 18 de Julio de 1994, puedan trasladarse a la capital Teherán a fin de interrogar a los hasta ahora sospechados de estar implicados en el atentado, y a lo que hasta el momento se habían negado. 
El memorando habilita a las autoridades judiciales argentinas a  interrogar a cinco ciudadanos  iraníes sobre los que pesan órdenes de captura internacional, acusados de estar vinculados con  el ataque a la mutual judía, ocurrido el 18 de julio de 1994.
Además, dispone la creación de una Comisión de la Verdad que estará integrada por juristas internacionales, con el objetivo de producir avances en la causa, "paralizada" desde hace años. (Nota de Agencia Telam). 


El contenido del Memorandum concitó comentarios, críticas, cuestionamientos, apoyos, dudas... El Canciller Héctor Timmerman se reunió con las asociaciones judías DAIA y AMIA para tratarlo en profundidad y aclarar con ellos todas las dudas que tuvieran. Como primera reacción, lo rechazaron. Luego de estar reunidos con el Canciller, junto con  asociaciones de familiares de víctimas de la AMIA, prácticamente todos acordaron con el Memorandum. Curiosamente a las pocas horas, otra vez se manifestaron en su contra, pero esta vez agregando una cuota de dramatismo digna de los mejores tiempos menemistas: Claudio Borger, presidente de la AMIA, llegó al punto de decir que, firmar este Memorandum colocaba a la Argentina en una situación apta para un 3º atentado... Pero también se habló de cesión de soberanía, de falta de Justicia, de promover el Punto Final de la causa, de asociaciones comerciales no confesadas (como el intercambio de tecnología nuclear, por ej.), de promover la impunidad... Y así un largo rosario de supuestos motivos que conducían invariablemente al rechazo, y hasta se llegó a mencionar la posibilidad de acusaciones penales contra el Canciller y la Presidenta de la Nación, a través de una teatral Elisa Carrió, siempre dispuesta a declaraciones altisonantes y apocalípticas, que casi nunca pueden concretarse, y que terminan en el esperable descrédito de sus dichos. El Memorandum fue discutido y finalmente aprobado por ambas cámaras del Congreso, y ahora las asociaciones judías amenazan con llevarlo a la Justicia para frenarlo... (ver noticia ACÁ).
Porque, al fin y al cabo, ÉSE parece ser el objetivo de tanto discurso amenazante, exaltado y rimbombante: como el tero, tanto graznido en contra de un Acuerdo que servirá para destrabar una causa frenada por años, que busca el camino para conocer la verdad, (porque entre otras cosas, hubo en medio una feroz campaña de encubrimiento de la que no fueron ajenas las asociaciones judías), es mostrado por estas asociaciones y por los opositores al gobierno y al Acuerdo (políticos y mediáticos), como todo lo contrario a lo que es, y como una estrategia sospechosa que trata de ocultar los verdaderos fines: el gobierno nacional pacta con el demonio terrorista sólo para hacer negocios. Es raro. Que se hable de "negocios" cuando, entre Israel e Irán, con la anuencia de los EEUU, en otros tiempos los negocios no eran mala palabra. Y cuando la misma Argentina formaba parte de acuerdos de ese tipo (tanto en Dictadura como en gobiernos democráticos). Y que se hable de negación de Justicia, cuando aquí mismo, y gracias a la desclasificación de documentos de la Central de Inteligencia (SIDE) ordenada por Nétor Kirchner en 2003, pudo saberse del complejo armado del encubrimiento para desviar la investigación, y que terminó con el procesamiento del ex Presidente Carlos Menem, el jefe de la SIDE, Hugo Anzorregy, el juez de la causa, Galeano, el comisario Fino Palacios (convocado después por Mauricio Macri para dirigir la Metropolitana) y algunos otros personajes. La causa va camino del juico oral, y la Justicia los está esperando para que cuenten QUÉ fue lo que pasó y POR QUÉ. A pesar de todo eso, los hasta ahora sospechados funcionarios iraníes (de organizar y cometer el atentado) nunca pudieron ser interrogados, entre otras cosas, porque ya no están en el país. Y como esta instancia no se cumple, la causa no puede avanzar. Poder interrogarlos (aún cuando se nieguen a declarar, como es su derecho), implicaría que el juez pueda avanzar en el proceso judicial. De otra manera, la causa seguiría frenada. (Ver nota sobre la aprobación del Memorando: http://www.telam.com.ar/ ).

Dice la Asociación Aministía Internacial al manifestar su apoyo al Memorandum de Acuerdo entre Argentina e Irán:

El memorándum de entendimiento parece indicar la voluntad de ambos países de que se avance en la causa del atentado a la AMIA, que dejó 85 muertos, al permitir que se lleven adelante actos judiciales pendientes. Aunque de ninguna manera garantiza el éxito en la investigación, crea una oportunidad de avanzar hacia la justicia y reparación para las víctimas. Las indagatorias son actos de máxima importancia, imprescindibles para que pueda elevarse la causa a juicio oral y para dictar sentencia. (Ver comunicado completo acá: http://lapistaoculta.com.ar/).

En la inauguración del período 2013 de sesiones en el Congreso de la Nación, el 1º de Marzo, la Presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, también se refirió al Memorandum, y lo hizo de esta manera: 
 Y señaló, entre otras muchos e importantes detalles, que ella como argentina necesitaba saber qué había pasado ACÁ, aquello que se encubrió con una telaraña de complicidades, y que todavía mantiene vivas las redes de silencio. Eso de lo que, los que hoy graznan como el tero sólo buscan desviar la atención para que no se sepa. Y los que no quieren son muchos, e importantes, e involucran a funcionarios, narcotraficantes, dirigentes, servicios de inteligencia de varios países, gobiernos varios... Y se refieren al tablero político de aquél entonces, y de las necesidades y favores, de compromisos no cumplidos, de promesas rotas, y derivaron en "accidentes" todavía no esclarecidos del todo, cadenas de corrupción, negocios clandestinos, y por supuesto, los atentados de 1992 y 1994, a la Embajada de Israel primero y de la AMIA después. El Memorandum gracias al cual se podría interrogar a los sospechados iraníes podría mostrar (si los sospechados se avinieran a declarar), apenas la punta del ovillo de esta trama siniestra, y tal vez ÉSA sea la razón por la que tantos están realmente nerviosos, y a toda costa elijan frenarlo, hablando de terrorismo y agitando fantasmas de un 3º atentado, y acudiendo a la Justicia para esgrimir supuestas violaciones a la Constitución. Si lograran su objetivo, simplemente se volvería a la espiral de silencio, y la Justicia otra vez tendrá que esperar.

Pero hoy las noticias nos dieron una sorpresa:
El ex presidente Carlos Saúl Menem fue condenado por la venta ilegal de armas a Croacia y Ecuador. (Ver nota acá: http://www.infonews.com): 

La causa llegó a Casación tras los recursos presentados por el Ministerio Público Fiscal y la Aduana, contra la resolución del Tribunal Oral en lo Penal Económico N° 3 del 13 de septiembre de 2011, que absolvió a todos los imputados.

El Tribunal revocó la absolución y condenó a Menem, cuya pena será impuesta por el Tribunal Oral Penal Económico 3 el cual realizó el juicio oral y público. En la misma resolución, el tribunal de alzada resolvió condenar también a su ex ministro de Defensa, Oscar Camilión. Sin embargo, los magistrados absolvieron a Emir Yoma, el ex cuñado e histórico asesor de Menem.

Éste paso dado por la Justicia puede ser otra punta del ovillo de la cual tirar, ya que el contrabando de armas en el que participó el propio presidente de la Nación es apenas una de las piezas del complicado ajedrez, y una de las basuras que la trama del encubrimiento quiso esconder debajo de la alfombra, hasta ahora...!

Pero para entender un poco más cuál era el "paisaje" pintado por la realidad de aquel entonces, y que volvió hoy a estar bajo los focos de la noticia, transcribo un fragmento del libro "Brindando sobre los escombros", de Horacio Lutzky, abogado y periodista, observador en el juicio oral y público en la causa ctra. Telleldín y otros por el atentado a la AMIA, y asesor parlamentario ad honorem para el dictamen acusatorio contra la Corte Suprema de Justicia de la Nación por su mal desempeño en la investigación del atentado contra la Embajada de Israel. Dice Horacio Lutzky en el Capítulo 3: 

Y en eso llegó Menem...

Mientras desde 2010 los mayores desafíos a la estabilidad de las comunidades judías provienen de la novedosa inserción de Irán en Latinoamérica, en la década de 1990 había sido Siria (...) la que hizo sentir su influencia en la Argentina, de la mano de Carlos Menem, ubicando a polémicos personajes ligados al presidente sirio Hafez Al Assad y a sus servidores secretos en sectores clave de las fuerzas de seguridad e inteligencia argentinas, así como en control de depósitos fiscales, aduanas y hasta el registro de las audiencias de la Casa de Gobierno.
La penetración siria en el Estado argentino facilitó la perpetración de los atentados de 1992 y 1994 _por cuyo encargo y orquestación se encuentran acusados altos funcionarios del gobierno de Irán_ y posibilitó el inmediato encubrimiento. Así ya era reconocido en análisis de inteligencia oficiales de los Estados Unidos, confeccionados días después del atentado a la AMIA, documentación que intereses locales y la geopolítica internacional de aquel momento coincidieron en tapar. Las incómodas evidencias de participación criminal se encontraban disponibles desde fines de Julio de 1994 y llevaban directamente a un grupo de personas de ascendencia siria de fuerte relación con la familia Menem, una de las cuales _Alberto Jacinto Kanoore Edul, cuyo padre tenía relación íntima con Carlos Menem y su familia_ luego se sabría que además tenía registrado en su agenda el nombre del principal sospechoso iraní. Cuando esos vínculos que podían ocasionar la caída del gobierno nacional quedaron expuestos, se orquestó desde las más altas esferas del Estado una gigantesca maniobra de encubrimiento, por la cual se desvió la investigación, se prohibió mencionar siquiera la "pista siria" y quedaron en el expediente sólo difusos acusados iraníes, a los que se procuraría no incriminar hasta tanto estuvieran bien lejos del país. Es que incluso con los iraníes existieron relaciones previas que era preferible no menear, que molestaban no sólo al gobierno de Menem sino también a Israel y a los Estados Unidos. En dicho engaño participaron, además del Poder Ejecutivo Nacional, funcionarios del Juzgado Federal a cargo de la causa y personal de la SIDE, en momentos en el que en el país era moneda corriente el pago de sobresueldos, los sobres de la "cadena de la felicidad", los gastos reservados ilimitados e incontrolados, y los viajes por el mundo para los más diversos emprendimientos; entre ellos, el constituído por el grupo de falaces investigadores del proceso judicial que fuera irónicamente conocido en Tribunales como "PYME-AMIA". 
Todo ello ocurrió con el visto bueno de los gobiernos israelí y norteamericano que _como se verá_ tenían en claro algunos de los motivos del enojo sirio y el iraní con los cuales habían contribuído:  Siria se estaba quedando sin la posibilidad de contar con la tecnlogía nuclear prometida y cobrada por adelantado por Menem en forma de aportes para su campaña; Irán por su parte, sufrió la súbita cancelación de un contrato de provisión nuclear, cuando el despacho ya se encontraba embarcado en el puerto de Campana, Provincia de Buenos Aires. Así sucedió, en el marco de un alineamiento argentino con Occidente, acorde con las presiones norteamericanas e israelíes. 
(...) la "historia oficial" que se gestó tras el atentado a la AMIA contó con el interesado consentimiento de directivos de la DAIA, el brazo político de la comunidad judía, así como de abogados designados por la DAIA y la AMIA. Los principales funcionarios y abogados de las instituciones judías quedarían años después entrampados, comprometidos por sus actos anteriores, en un contexto completamente distinto, en el que Néstor Kirchner primero y Cristina Fernández después, dieron luz verde para avanzar contra el complot menemista, aunque no sin contramarchas. Así es cómo relevantes dirigentes judíos y varios de sus asesores legales, que han representado a las instituciones atacadas por el criminal atentado, se encuentran en la paradójica necesidad de aliarse con los encubridores del ataque.
El motivo es simple: si se esclareciera la maniobra de encubrimiento que contó con su consentimiento e indispensable apoyo, enfrentarían la posibilidad de conocer la prisión por dentro.  
La profundización de la investigación podría revelar que los atentados a la Embajada y a la AMIA fueron encargados a miembros de una red especializada en operaciones clandestinas con armas y explosivos que fluían descontroladamente para exportaciones ilegales. De ese tráfico ilícito pudo desviarse parte de los materiales utilizados para demoler la AMIA, cuando las relaciones con sirios e iraníes estaban en cortocircuito. De hecho, muchos de los personajes imputados por el tráfico de armas a Croacia y a la Bosnia musulmana y por la voladura de la planta militar de Río Tercero, aparecen también involucrados en las maniobras de desvío de las investigaciones de la causa AMIA, actividad imposible de realizar sin la conformidad de la dirigencia judía. (*)

Entre los defensores del ocultamiento que se disfraza de defensor de la Justicia por las víctimas de la AMIA está el mediático rabino Sergio Bergman. Es otro rasgo de estas estrambóticas paradojas en las que, alguien que dice defender a las víctimas y oponerse furiosamente al Memorandum de acuerdo con Irán con la excusa del terrorismo, la impunidad y el encubrimiento, pertenece al partido que convocó a dirigir un cuerpo de policía de la Ciudad de Buenos Aires (la Metropolitana) a uno de los principales implicados en el encubrimiento de la investigación: el comisario "Fino" Palacios, comprometido por espionaje a víctimas del atentado a la AMIA, causa en la que está procesado el mismísimo Jefe de Gobierno, Mauricio Macri.
En este video puede escucharse un revelador intercambio entre el rabino Bergman y Sergio Burnstein, uno de los familiares de víctimas de la AMIA:

  

Ojalá que, finalmente, la voz de la Justicia traiga la verdad, y que su voz sea más fuerte que el más fuerte de los graznidos distractores.
 __________________________________
(*) "Brindando sobre los escombros". Horacio Lutzky 

Related Posts with Thumbnails