Cristina Fernández de Kirchner

Cristina Fernández de Kirchner
Hay una REALIDAD que los diarios NUNCA te van a contar porque no sirve a sus intereses.// ♥♥♥ Elecciones legislativas 2017: la oportunidad para FRENAR el Plan destructivo de Macri. #UnidadCiudadana #CristinaSenadora. ♥♥♥

jueves, 30 de agosto de 2012

Política en las escuelas: quiénes NO y quiénes Sí.

Los ataques que la derecha argentina viene esgrimiendo en contra de la agrupación La Cámpora no son simples respuestas a presiones mediáticas. De manera interesada medios como La Nación y Clarín, y sus  satélites, socios o fieles acólitos están pretendiendo destruir por medio del desprestigio y la demonización a una agrupación que no sólo responde al kirchnerismo, sino que, junto con un montón de otras agrupaciones juveniles que acompañan y militan por este proyecto de país, son el más claro ejemplo del interés por la política y la militancia que desde hace unos años viene creciendo. Libros como La Cámpora, notas en revistas y diarios, titulares escandalosos, programas de supuestas investigaciones, todos ellos llenos de imprecisiones y de datos incomprobables, han transformado a esta agrupación juvenil en poco menos que la versión satánica de la juventud. Nada de todo esto es inocente ni casual. Las juventudes militantes son el reaseguro de la continuidad, y éso es lo que más les preocupa a los representantes de esta derecha. Así como bombardearon a la figura más cercana en la fórmula (y lo continúan cada vez que pueden) como es el vicepresidente Amado Boudou, así se ensañan ahora con quienes representan la idea más clara de la renovación en la política y en la gestión. Muchos jóvenes provenientes de esa agrupación ocupan puestos de gran responsabilidad dentro de la gestión kirchnerista, como Mariano Recalde (el presidente de Aerolíneas Argentinas), o Axel Kicillof, el vicepresidente de Economía. Pero no son los únicos. Por lo tanto, esa presencia de gestores nuevos, jóvenes y que actúan de acuerdo a las políticas del gobierno de Cristina Fernández, son la muestra palpable de que el kirchnerismo no es sólo el Ejecutivo: son también los jóvenes que gestionan de acuerdo al modelo y que garantizan la concreción del mismo. Y muchos otros se están formando para hacerlo en poco tiempo. Los jóvenes y adolescentes tanto de La Cámpora como de las otras agrupaciones juveniles, encarnan para estos representantes y defensores del establishment la amenaza concreta de que el cambio va a llegar, en algún momento, hasta que el modelo de crecimiento con inclusión haya alcanzado a toda la sociedad.
En la Ciudad de Buenos Aires, el Jefe de Gobierno Mauricio Macri, se ha colocado en el lugar del más feroz opositor al gobierno nacional. Pero en lugar de apuntar a realizar la mejor gestión posible en un distrito que es el más rico del país, se limita a enfrentarse todo el tiempo a Cristina Fernández negándose a hacer al menos mínimamente lo que le corresponde como gobernante y poniendo, toda vez que puede, obstáculos a la gestión del gobierno nacional. Por supuesto que no es gracias a los medios que lo apañan que se conocen sus desmanejos, pero éstos son a veces tan flagrantes que derivan en conflictos difíciles de ocultar, como pasó con el paro de 12 días de los trabajadores del Subte porque está encaprichado en no hacerse cargo de lo que le corresponde, desconociendo incluso el acuerdo que firmó. A cada momento debe salir alguna instancia judicial a conminarlo para que realice lo que, por obligación como gobernante, debería hacer. 
En pocos días, dos episodios que tienen a la escuela de la Ciudad como destinataria, la administración Macri y su ministro de educación Esteban Bullrich mostraron como nunca antes, su costado autoritario, contradictorio, exagerado e intolerante. 
El primero consistió en dejarse arrastrar de manera atolondrada por una campaña mediática que comenzó a señalar la utilización de la historieta El Eternauta como instrumento de adoctrinamiento político de los escolares. Todo el arco mediático se llenó de "Ay, con los chicos no", "La política en la escuela es un escándalo", "Están adoctrinando a nuestros niños", etc. etc. Y ahí cayó como un nabo adoquinado el inefable Jefe de Gobierno determinando que El Eternauta de ninguna manera iba a entrar en la escuela. Después "le explicaron", que no era lo mismo El Eternauta (la historieta de Germán Oesterheld, desaparecido junto con sus 4 hijas durante la Dictadura), que el Néstornauta, personaje creado para homenajear a Néstor Kirchner desde poco antes de su muerte. Pero su ministro de Educación no se anduvo con chiquitas: contrató al toque los servicios de un 0800 para que, aquellos padres que tuvieran noticia de alguna actividad política de La Cámpora en las escuelas de sus hijos, la denunciaran. Sí, eso! ¿Les suena de otras épocas? Otra vez hubo que recurrir a la Justicia para poner en vereda a los desaforados PROcesistas de la Ciudad. Obviamente los argumentos del ministro no convencieron a la jueza, quien terminó determinando que este servicio solamente podría ser utilizado para denunciar hechos relacionados con violaciones al Código Penal. ¡Clarito!

El Nestornauta.














El segundo episodio fue tan o más grave que el primero. Un grupo de docentes (autoridades, docentes, bibliotecario, auxiliar) fueron separados de sus cargos y se les inició un sumario porque se atrevieron a realizar una dramatización poniendo en escena la decisión del Gobierno de la Ciudad de cerrar muchos cursos en escuelas secundarias, con la excusa de la poca cantidad de alumnos en cada uno. La actividad extracurricular fue planificada, los alumnos tenían las autorizaciones de sus padres, y se trataba de una representación teatralizada, recurso que se utiliza muchísimas veces y que puede servir tanto  a los fines didácticos como a los expresivos. Lo paradójico de todo el tema es que el ministro de Educación separa de sus cargos a estos docentes, rompiendo todas las reglas del debido proceso, mientras el propio jefe de gobierno se encuentra procesado por realizar escuchas ilegales (con dineros públicos) y a punto de ser llevado a juicio oral. En esas condiciones compitió a la reelección por el gobierno de la Ciudad y ganó. Claro, en el medio también hubo un temita de campaña sucia con encuestas ilegales que todavía no se terminó de resolver judicialmente. Pero eso da para otro post.

La gravedad de estos episodios de censura (del libro El Eternauta), de fomento de la delación (pretendida a partir de la implementación del 0800), de limitación a la libertad de cátedra y de expresión  y de separación del cargo a docentes sin motivo que justifique semejante medida y sin el proceso correspondiente, hace que la administración PRO muestre el lado más peligroso de su gestión. El que lo emparenta con una de las épocas más nefastas de nuestra historia reciente. Detrás de una figura aparentemente inoperante, banal, caprichosa e ignorante, se oculta la figura del irresponsable y autoritario que fue votado por el 64% de los porteños, muchos de los cuales siguen pensando que el alcalde hace TODO BIEN, que es perseguido y acosado por el gobierno de Cristina Fernández, y que si no hace todo lo que debiera es, justamente, porque el gobierno nacional no lo deja.
Pero hay todavía más.
Esa figura inoperante, banal e irresponsable cae con total torpeza en  contradicciones flagrantes, que no sólo no son mostradas por los medios que son sus socios, sino que tampoco son advertidas por sus desinformados votantes.
El libro El Eternauta había sido distribuido gratuitamente durante el año 2009 cuando el ministro de Educación era Mariano Narodosky, donado por la Fundación Noble (dueña del Grupo Clarín), y el ministro en esa ocasión se había deshecho en elogios hacia la obra de Oesterheld... La misma obra considerada un clásico de la historieta y de la literatura argentina, y reivindicado por la idea del "héroe colectivo" que encarna su personaje Juan Salvo.
Cuando el jefe de gobierno y su ministro, impulsado por el bombardeo mediático, se sube al carro del escándalo acusando a La Cámpora de "adoctrinar" a los niños y jóvenes, olvida mencionar todas las veces que su propia agrupación realizó y realiza actividades en las escuelas, repartiendo merchandising del PRO, y con la asistencia de políticos, (como el rabino Bergman) y hasta del propio Macri.












Llama la atención que la virulencia con que se responde a supuestas actividades peligrosas para los niños y jóvenes, como son la participación en la política, no se corresponda con la realidad de que otras agrupaciones políticas, en este caso, neoliberales, se ocupen también de "adoctrinar" a niños y niñas de escuelas públicas y privadas, y que este hecho no sea reflejado por los mismos medios que agitan el fantasma del adoctrinamiento kirchnerista, tomándolo como algo "natural".
En una investigación del diario Tiempo Argentino de noviembre de 2011 se revela cómo durante el menemismo, una ONG de origen estadounidense (Junior Achievement) llegó a la Argentina para difundir las bondades de la economía de mercado por medio de charlas y cursos dictados en horario de clase tanto de escuelas privadas como públicas. A través de "programas de negocios", se meten dentro de la currícula escolar para hacer llegar a los chicos algo que la educación tradicional argentina en manos del Estado no ha enseñado: los valores del liberalismo maquillados de cultura emprendedora. (Ver nota completa ACÁ).
Esta ONG de origen estadounidense, desde hace 20 años y con el apoyo de grandes corporaciones, utilizan horas de clase tanto en escuelas privadas como públicas para dar contenidos neoliberales. Nació en 1919 en EEUU, y en 1991 llegó a la Argentina de la mano de Ricardo Zinn (colaborador de José Alfredo Martínez de Hoz) y luego de María Julia Alzogaray. En 1993 durante el menemismo, fue declarada de interés nacional por el Min. de Educación. Para el 2002, habían dado cursos al 52% de las escuelas públicas y al 42% de las escuelas privadas en todo el país. Los programas educativos son financiados y/o ejecutados por grandes empresas de diversos sectores. Algunas de ellas son: (Ver la lista completa en Quiénes nos apoyan):
Bancos como COMAFI, Supervielle, BBVA, Deutsche Bank, Citi, HSBC, la Bolsa de Comercio, Cargill, Coca Cola, Codere, la Embajada de EEUU, Estudio Zinn y Asoc., Esso, Monsanto, FedEx, Ford, Univ. de San Andrés y Univ. de Palermo, entre otras. El presidente en este momento (en Argentina) es el empresario Cristiano Ratazzi, de Fiat, y también se encuentra entre los integrantes de la administración Julio Saguier, del diario La Nación (ver Consejo de Administración AQUÍ).
(Escuchar el audio del miniprograma "¿Sabés qué?", de investigación nacional: ACÁ).

El Jefe de Gobierno y su ministro de Educación Esteban Bullrich rechazan y se escandalizan por la intervención de La Cámpora, pero no tienen ningún problema en que quienes vienen adoctrinando y lo siguen haciendo a niños y niñas de las escuelas (porteñas y de todo el país) y durante horas de clase, sean los representantes del neoliberalismo cuyas empresas patrocinan a esta ONG. Incluso manifestó en la cena anual en la que participó en Octubre pasado, que deseaba que su participación  en las escuelas porteñas se incrementara.
Autoritarismo, hipocresía, cinismo... A esto nos referimos cuando hablamos de la administración PRO en la Ciudad de Buenos Aires. ÉSTO entre otras cosas, es lo que votó el 64% de los porteños. Ojalá me equivoque en mi pesimismo y estén empezando a tomar conciencia.
______________________________________________

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails