Cristina Fernández de Kirchner

Cristina Fernández de Kirchner
Hay una REALIDAD que los diarios NUNCA te van a contar, porque no sirve a sus intereses.// ♥♥♥ Elecciones 2015: nosotros te avisamos, pero NO QUISISTE VERLO. Ahora ya están aquí. Mientras tanto, ABRAZAME, hasta que vuelva CRISTINA. ♥♥♥

martes, 13 de septiembre de 2011

Es la IMPRUDENCIA, estúpido!!!

Familia motociclista, completa y sin casco.
Choque de trenes con un colectivo en paso a nivel, en la estación de Flores: 13/09/2011
 ¡OTRA VEZ sopa...!!!
Cuántas veces esta humilde escriba se refirió a los Muertos sin coronita, a los Muertos sin coronita II, y a la inmadurez de nosotros, los argentinos preguntándonos si Don Fulgencio es el ser argentino, en relación con la cantidad de muertos anónimos fruto de la "inseguridad vial" que sufrimos en nuestro país...
Es muy curioso cómo, siendo los muertos por siniestros viales mucho más numerosos que los que son producto de la delincuencia (3901 contra 407, cifras del año 2008: ver cuadro acá), los casos con víctimas de la delincuencia son conocidos por su nombre y apellido: hoy es Candela, ayer fue la hija de Carolina, o Axel, o Matías... Los que mueren en siniestros viales (mal llamados "accidentes de tránsito") son SÓLO CIFRAS: hoy fueron (hasta ahora) 11 muertos, otra vez fueron 14 muertos en la ruta 11 al norte de Santa Fe (Sept. 2010),  ó 13 muertos en Santiago del Estero (03/11/2010), y así podríamos abundar en miles de malos ejemplos de lo mismo.
En el año 2008 se creó la ANSV: Agencia Nacional de Seguridad Vial, un paso muy importante hacia el objetivo de disminuir la cantidad de muertes por siniestros viales; por medio de programas de concientización y controles (de velocidad, de alcoholemia y abuso de drogas, de uso del cinturón de seguridad y casco para motociclistas, etc.) se logró un importante descenso en el número de víctimas fatales: de 19,5 % y de 22% en siniestros. (Ver nota de Tiempo Argentino). No es poca cosa, pero es cosa insuficiente... Toda la artillería se pone en funcionamiento, especialmente en los inicios de temporada de verano o en los inicios de fines de semana largos o puentes, y sobre todo en las rutas más frecuentadas, como la Autovía 2 que va hacia la Costa Atlántica y sus playas. En esos momentos incluso se prohíbe la circulación de camiones para facilitar el fluir del tránsito de autos particulares y mejorar la seguridad. El resto de los días y en el resto de las rutas, campea el librarse a la buena de Dios...La cantidad de siniestros protagonizados por camiones es impresionante, hasta delirante incluso:
Un camión cayó desde el puente Zárate-Brazo Largo. 12/07/2011
Y los muertos anónimos por siniestros viales se siguen sumando: hoy fue un colectivero que cruzó las barreras en el barrio de Flores, a pesar de las señales sonoras y visuales que indicaban la proximidad de un tren, aunque las pericias deslindarán la responsabilidad de Metrovías en el funcionamiento correcto o no de la barrera. Lo cierto es que murieron 11 personas, más de 200 quedaron heridas, uno de los trenes arrolló al colectivo, luego descarriló y chocó de frente con otro tren que venía en sentido contrario: un desastre...!  Parecido al desastre que se produjo en el boliche Cromagnon cuando un imbécil encendió una bengala y murieron casi 180 personas, entre adultos, jóvenes e incluso niños.
Porque podríamos hacer una larga lista de causas por las cuales se producen los siniestros viales: mal estado de rutas, vehículos viejos, falta de semáforos o de otra señalización, barreras que no funcionan, falta de soterramiento (o de puentes elevados) para los ferrocarriles, no uso del cinturón de seguridad o casco, el uso de alcohol o de drogas, la falta de controles, el exceso de velocidad, el incumplimiento en las normas de tránsito, y un largo etcétera. Pero lo que está en la base de todo esto que falta es, permítanme decirlo,  la imprudencia, junto con la negligencia y la falta de responsabilidad.
Todas ellas tienen que ver con la madurez de las personas, con el "hacerse cargo" de lo que cada uno debería hacer para cuidarse, a sí mismo, a los suyos y a los demás. 
La responsabilidad tiene grados, según el rol de cada uno en la sociedad. No es lo mismo la de un funcionario de alto rango que la de un operario o empleado subalterno. Pero el desempeño de ambos implica a su vez cuidado en la tarea, y cuando ésta falta aparece la negligencia. 
Y finalmente la imprudencia, esa soberbia que muchos argentinos tenemos que nos hace sentir invencibles, desafiantes de todo, esa pedantería que nos lleva a competir con el destino en cada esquina o en cada ruta, poniéndonos en peligro: al cruzar con luz roja (en auto, de a pie, con bici o con moto), a ponernos delante de los automóviles, a esperar en la calzada en lugar de en la vereda, a cruzar en medio de la avenida en lugar de en la esquina y con la luz a favor, a adelantarnos en zona prohibida, a excedernos en la velocidad a zigzaguear de manera peligrosa, a ponernos como excusa el "no viene nadie", o el "estoy apurado", o el "tengo que llegar rápido", aunque estemos de vacaciones. Eso sí: si nos preguntan por la "inseguridad", casi seguro diremos que hay mucha, que el Estado no se ocupa, y que salir a la calle es arriesgar la vida.
Algún día tendremos que ocuparnos de hablar de LA gran causa de nuestros males en los siniestros viales, y en el por qué de tantos muertos diarios y anónimos: ese manejo infantil y alocado de nuestras conductas que nos lanza a la IMPRUDENCIA... Porque es ella la que está en la base de todas las otras faltas, y que para algunos es el mentado "ser argentino" que nos hace tan "transgresores" y tan "espontáneos" frente a los idiotas que respetan las leyes y a los otros, que de tan buenos y cumplidores son aburridos, estructurados y esquemáticos. 
Señora que cruza con luz roja, delante de un motociclista (Pozos y Moreno. CABA).
Si vemos algunos ejemplos de estos argentinos "piolas" y desestructurados, carne de "accidente" vial, tal vez podamos entender por qué no hacemos marchas pidiendo mayor SEGURIDAD VIAL, porque todos, quien más quien menos, estamos involucrados en este lamentable SER ARGENTINO de la IMPRUDENCIA y la IRRESPONSABILIDAD. Y si les parece que exagero, párense en cualquier esquina de la ciudad, y verán que es, lamentablemente, cierto...
Uno de los diarios siniestros protagonizados por colectivos en la ciudad.
Señor que habla por su celular mientras maneja.
Peatones que cruzan en medio del tránsito.
Ciclistas que cruzan con semáforo en rojo.
Peatones que cruzan en medio de la avenida.
Automovilista que se adelanta con doble línea amarilla en la ruta.





_________________________________










5 comentarios:

Ailin dijo...

Querida Greta, realmente poco queda por decir ante tan irrefutable realidad, y tan exactas palabras con las que la has descrito. Sin embargo, quiero agregar, desde mi experiencia personal el siguiente relato.
Hace al menos unos 6 años, me mude a la ciudad capital de Santiago del Estero, Madre de Ciudades, que como tal data de hace 458 años, por lo cual la infraestructura de la ciudad, es bastante colonial, calles angostas al igual que sus veredas, muchas de tierra, o de asfaltado precario, etc. Hace seis o siete años atras, la ciudad era otra: Automoviles viejos, carros y colectivos de carrocerias que dejaban bastante que desear adornaban la ciudad. Situacion que hoy ha cambiado, hay muchos mas semaforos, lomadas, sendas peatonales, y por supuesto muchisimas mas calles asfaltadas, todo lo cual, contribuye a la tan añorada "seguridad vial", pero mas alla de ello, y desde siempre, ha estado poblando las calles y avenidas de esta hermosa ciudad el rey de reyes: El ciclomotor. Tan asi, que frecuentemente digo que esta es la capital nacional del Ciclomotor.
No es extraño encontrarse por las calles con familias enteras que viajan montados en este "fiel" transporte, una vez hasta vi una familia de 5 (3 niños que no superaban la edad de seis años con sus padres) haciendo mudanza sobre la moto, con mascotas (perro y pajarito) incluidos. Y realmente el problema no creo que sea ese, en muchas situaciones es entendible, familias numerosas, que prefieren comprar un ciclomotor en lugar de gastar en colectivo o remis (que aca es bastante barato en comparacion con otras ciudades del pais). El problema es otro. Los ciclomotores son "casi regalados" por estos pagos. Planes en donde sin entrega de dinero les dan el ciclomotor, por supuesto sin patente, ni hablar de la licencia o el tan polemico casco. Por las tardes, sobre todo fines de semana, la gente se congrega en la costanera, lugar al que suelo ir tambien, y en donde desde hace unos meses se ha instalado una "sucursal" itinerante de una de las casas de ciclomotores mas conocidas de la provincia. En el parque de la ciudad, puedes encontrar todos los fines de semana miles de motos con toda la familia a cuesta. (cont)

Ailin dijo...

Los ciclomotores son "casi regalados" por estos pagos. Planes en donde sin entrega de dinero les dan el ciclomotor, por supuesto sin patente, ni hablar de la licencia o el tan polemico casco. Por las tardes, sobre todo fines de semana, la gente se congrega en la costanera, lugar al que suelo ir tambien, y en donde desde hace unos meses se ha instalado una "sucursal" itinerante de una de las casas de ciclomotores mas conocidas de la provincia. En el parque de la ciudad, puedes encontrar todos los fines de semana miles de motos con toda la familia a cuesta.
Todos ellos, dueños de las calles, manejan sin ningun tipo de prudencia o respeto por el otro. Total el pensamiento fijo es "si me chocan pagan los otros". Padeci esta situacion como peaton y ahora que tengo auto, tambien la padezco. Por aqui, los conductores son mucho mas osados que en mi provincia natal (Neuquen), y por ende el "estoy apurado" y el "no viene nadie" es moneda corriente. Sobre todo en remises y en los ya mencionados ciclomotores. Ellos son los dueños indiscutidos del transito. Cada tanto me tomo unos minutos para contar cuantos de ellos llevan casco o cinturon de seguridad, lamento siempre concluir que nunca son mas de diez.
Es realmente triste, sobre todo por ver que cada vez la ciudad cuenta con mas personas con discapacidades en edad laboral, compañeros de la universidad con muletas, clavos, cirugias de un costo altisimo, y hasta protesis, cuando sus vidas podrian ser otra cosa.
No solo es la imprudencia de cada uno o la negligencia, es la falta de respeto. La falta de respeto al cuerpo, la vida y la libertad de cada uno de nosotros. La falta de capacidad de notar al otro, al otro sin el cual no somos nada, y nos reducimos a la mas triste soledad.
Vivir esta realidad, es realmente indignante, y me llena de impotencia. Saber que sola no puedo hacer nada, que me pongo el cinturon y manejo con precaucion y aun asi, no reduzco las probabilidades de un siniestro.
Es duro, pero al leer tu entrada, me di cuenta de algo que dices: Porque no hacemos marchas para pedir por la seguridad vial. Es verdaderamente porque somos todos complices? O porque no nos importa mientras no nos toque?, quizas todos sabemos que estamos expuestos a la "inseguridad" por delitos, pero habria que darnos cuenta tambien, que cuidando al otro nos cuidamos a nosotros mismos. Es un tema que da para mucho... y que deberia estar hoy en todos los espacios debatiendose, hablandose, y sin embargo no lo esta.
Perdon si me extendi mas de lo supuesto en este comentario, perdon si hice una especie de catarsis en tu blog, pero es un tema que realmente me preocupa, y me molesto cada vez que alguien me pregunta porque pones el guiñe porque te pones el cinto, para que prendes las luces si es de dia, etc, etc, etc... Son acciones tan pequeñas en nuestra vida, y tienen una consecuencia tan grande, que deberia ser mas importante. Creo que esto, tambien habla de nosotros como sociedad.
Besos!!
Ailin

Greta dijo...

Querida Ailín: te agradezco que me hayas dejado tu comentario, y que te haya servido para hacer catarsis. A mi me sirvió para conocer una realidad (la de tu ciudad) que desconocía, pero que supongo que debe parecerse a la de otras ciudades del interior. De hecho hace un tiempo supimos de un penoso incidente (no recuerdo dónde) en el que dos jóvenes murieron por haber sido atropellados adrede por unas autoridades un poco "autoritarias", perseguidoras de infractores.
Vos tenés razón: la imprudencia y la irresponsabilidad tienen que ver con la falta de respeto. Pero es que está todo tan imbricado... También a mi es un tema que me preocupa mucho, y desde hace bastante tiempo. Incluso perdí una amiga en uno de estos siniestros, hace 4 años.
Te invito a leer algo que escribí por esos años, y en donde profundizo más el tema, proponiendo además acciones concretas:
http://blogdefrine.blogspot.com/2007/03/don-fulgencio-es-el-ser-argentino.html

Me gustaría que después me dieras tu opinión.
Te mando un beso, y muchas gracias otra vez por tu comentario.

Greta

Anónimo dijo...

. COMO DESARROLLAR INTELIGENCIA ESPIRITUAL
EN LA CONDUCCION DIARIA

Cada señalización luminosa es un acto de conciencia

Ejemplo:

Ceder el paso a un peatón.

Ceder el paso a un vehículo en su incorporación.

Poner un intermitente

Cada vez que cedes el paso a un peatón

o persona en la conducción estas haciendo un acto de conciencia.


Imagina los que te pierdes en cada trayecto del día.


Trabaja tu inteligencia para desarrollar conciencia.


Atentamente:
Joaquin Gorreta 55 años

Greta dijo...

Joaquín:
Sería fundamental que la "conciencia" sea también de los peatones, que sean capaces de cuidarse a sí mismos, ya que tantos conductores carecen de la misma.
Muchas gracias por tu comentario y por aporte.

Related Posts with Thumbnails