Cristina Fernández de Kirchner

Cristina Fernández de Kirchner
Hay una REALIDAD que los diarios NUNCA te van a contar porque no sirve a sus intereses.// ♥♥♥ Elecciones legislativas 2017: la oportunidad para FRENAR el Plan destructivo de Macri. #CristinaSenadora. ♥♥♥

miércoles, 15 de diciembre de 2010

Mauricio Macri: un discurso xenófobo que alimenta la discriminación.


Mauricio Macri: Jefe de Gobierno porteño.
Una triste verdad: los argentinos, que alguna vez fuimos "derechos y humanos", también somos prejuiciosos, discriminadores y racistas. 
Luego que un numeroso grupo de personas ocuparan un lugar abandonado llamado generosamente "parque" Indoamericano, y de las confusas actuaciones de la Policía Federal y de la Metropolitana de las que resultaran dos personas muertas, el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri dio su primera conferencia de prensa (ver video). (En el blog del Jefe de Gabinete de Ministros, Aníbal Fernández, hay información detallada de todo lo acontecido, a partir de la ocupación del Indoamericano).

El párrafo más destacado de su exposición es el que sigue:

"Esto tiene que ver con políticas públicas erradas, combinado con el avance y el aprovechamiento que grupos de delincuentes hacen de la desesperación de la gente. Esto significa una inmigración descontrolada que combina, nuevamente, gente honesta que viene a la Argentina en busca de trabajo, proveniente de los países limítrofes, con organizaciones delictivas, el narcotráfico, las mafias, que aprovechan, y ellos, en ese mismo desembarco, empiezan a tomar control  de sectores de la Ciudad de Buenos Aires".

El discurso de Macri fue criticado ampliamente por gran parte de la sociedad, tanto por la gente común (que se comunicaba a las radios o escribía sus comentarios en diferentes espacios) como por miembros destacados y representantes de las comunidades boliviana, paraguaya, chilena, uruguaya, países a los que pertenecen la mayoría de los inmigrantes. Sin embargo, ningún miembro de su propio partido (PRO) ni de sus funcionarios, salió a contradecirlo. Las palabras de Macri y las consecuencias de las mismas, dejaron en evidencia varias cosas: 
-Mostraron claramente cuál es el VERDADERO Mauricio Macri, cuál es su verdadera ideología, un Macri bien diferente al que se había mostrado apenas unos días antes (en ocasión de lanzar su candidatura a Jefe de Gobierno Y presidente de la nación), cuando apoyado sobre una madera en ese mismo "parque" más bien baldío ahora ocupado y junto a una niñita del lugar (Villa Soldati) prometía mejoras para el barrio (además de títulos de propiedad).

-Si bien en una primera mirada su discurso parece de situación, está claro que estaba dirigido a aquél sector social que conforma la masa de sus votantes. Un discurso de derecha para un sector de derecha, para quien, el morocho, pobre, tanto de países limítrofes como de provincias del interior, es el indeseable. El mismo al que se asocia con la delincuencia y por lo tanto, con la INSEGURIDAD, la "gran" preocupación de la clase media, fogoneada por los grandes medios. 
-Su discurso muestra, además, la supina ignorancia del Jefe de Gobierno de las leyes inmigratorias (votadas en el país en consonancia con las leyes del Mercosur), según las cuales TODOS los habitantes de los países de la región son iguales en cuanto a derechos migratorios. Por lo tanto la categoría "inmigrantes ilegales" no existe.
-Pero también muestra una triste realidad de nuestra propia sociedad. Ese discurso, plagado de desconocimiento y de prejuicios, que alentó y alienta comportamientos discrimitarios, está montado en antiguos prejuicios que gran parte de nuestra sociedad, de diferentes sectores, lleva consigo de una manera a veces manifiesta, otras larvada, pero que en estos días mostró su peor cara. Expresiones dichas abiertamente en la televisión por gente común, por personajes involucrados en alentar las tomas, por legisladores del gobierno de la Ciudad, además de las violentas reacciones de "vecinos" del terreno supuestamente amenazados por los ocupantes,  mostraron a las claras que ese "enano fascista" que algunos guardan dentro de sí, no está para nada dormido. Bastó que un inoperante e ignorante jefe de gobierno lo manifestara, para que el enano saliera de su letargo. Daba vergüenza ajena escuchar algunas expresiones, leer algunos comentarios: llenos de odio, de rechazo, de bajezas, de miserabilidad... Fueron días terribles, días en donde parecía imposible imaginar que esas personas fueran compatriotas. Casi al mismo tiempo que Macri pronunciaba sus ignominiosas palabras, cuyo sentido empeoró diciendo que él no tenía por qué pedir disculpas a ningún embajador de los países ofendidos, nuestra presidente hablada de "abrir la cabeza y el corazón, antes de abrir la boca", y se disculpó con aquellos países que pudieran haberse sentido ofendidos. También había dicho: "Nosotros no vamos a integrar la lista de países xenófobos"...

-Pero los hechos y los dichos posteriores a las palabras de Macri revelaron algo más.
Mientras en algunos medios mostraban a la joven boliviana a cuyo marido habían matado en los episodios del violento 1º desalojo, uno de los que se acercaron (supuestamente un "vecino") le gritaba que se fueran, y en medio de la andanada de insultos decía: "A ver si yo voy a Bolivia y tomo un terreno, si no me van a dar una patada en el culo. Váyanse a Calafate, con Cristina, si ella los quiere". Y expresiones similares pronunció el legislador Garayalde, del PRO, en medio de la tensa sesión de interpelación al vice jefe de gobierno, Horacio Rodríguez Larreta. Pero hubo algo más grave y doloroso aún si cabe. Cuando el legislador Juan Cabandié pretendió leer parte de la Constitución para apoyar sus dichos en defensa de la inmigración, el mismo legislador Garayalde le gritó: "Andá a llevársela a Néstor"...

Luego de todo esto, lo que queda más que claro es que, si hay una razón por la cual muchos en nuestro país odian a Néstor (los que le desearon la muerte, los que brindaron el día que murió, los que continúan insultándolo y denigrándolo), y los que odian a Cristina, son aquellos que odian sus políticas de inclusión social. Los mismos que dicen "Esas negras llenan sus changos en el súper, mientras que yo tengo que hacer cuentas" (Asignación Universal por Hijo), "Yo pago mis impuestos, a mi nadie me regala nada"(Plan Trabajar), "No puede ser que a este país entre cualquiera" (leyes de documentación para inmigrantes), etc. etc. etc. Porque si algo caracterizó a estos dos gobiernos (además del respeto por los DDHH, la ley de matrimonio igualitario, la ley de medios...) fueron las políticas de inclusión social, y ÉSO es lo que muchas personas no pueden tolerar. Que aquellos que son desposeídos, los más vulnerables, los que menos tienen, tengan un Estado que piense y se ocupe de ellos. Porque abonan la idea de que, si son pobres, "algo habrán hecho", o como decía el inefable riojano que pulverizó el país para repartirlo entre sus amigos, "pobres habrá siempre", mientras Verbitsky lo llamaba Hood Robin, porque robaba a los pobres para darle a los ricos.
Fue muy triste e indignante ver cómo tan obscenamente afloraba lo más excecrable de esa parte de nuestra sociedad. Sentí una tremenda vergüenza, porque estoy segura que muchos de los que se manifestaban tan violentamente (con palabras, pero también con piedras, con palos o con armas de fuego) contra los ocupantes del Indoamericano, eran votantes de Macri, y seguramente se quejaban de lo mal que eran tratados los argentinos que huyeron hacia España en medio de la crisis del 2001, muchos de los cuales no tuvieron inconvenientes en ir a lavar pisos o inodoros a la madre patria, pero que aquí contrataban muchachas morochas de países limítrofes o del interior del país para que cuiden a sus hijos, les cocinen o les hagan la limpieza.

Gracias al discurso de Macri, la necesidad social y la exclusión que conllevan sus políticas de gobierno, pasaron a un 2º plano, y pasó a discutirse el binomio nacionales-extranjeros. Tal como dice el doctor Gerardo Halpern (*):

"Macri ha logrado una victoria cultural complicada, junto con el entramado mediático, que retoma la relación medios-sectores conservadores de la Argentina que se hizo patente durante la década del 90 en esta construcción del "migrante como una alteridad indeseada".(...) En algún sentido, Macri nos obliga a retroceder, porque desde hace por lo menos 10 años que desde las esferas más encumbradas del poder no teníamos intervenciones xenófobas y racistas como las que ha planteado Macri, lo que ha habilitado cierto canal de expresión pública de esa xenofobia latente" (reportaje del programa "El nombre de las cosas". Radio Nacional, conducido por Sandra Russo, Nora Veiras y Fernando Piana).

Por si quedaba alguna duda acerca de lo que piensa el gobierno de Macri sobre los inmigrantes/morochos/pobres, vaya esta foto de La Nación como ejemplo: empleados de Medio Ambiente DESINFECTAN el predio, luego que los ocupantes dejaran el lugar:

Maurico Macri vuelve a ser candidato a Jefe de Gobierno, y por las dudas, a Presidente de la Nación. Pero no es lo más grave. Lo más grave es que hay mucha gente que lo va a votar.
_________________________________________________________

(*) Instituto de Ciencias Antropológicas de la UBA.

4 comentarios:

Roberto dijo...

Es así Greta, yo también sentí mucha vereguenza
al ver que morochos se creian rubios de ojos
celestes, verguenza de ver legisladores mantenidos
parásitos de la política expresar su xénofobia o
como dijo Zaiat pobrefobia. Lo mismo que su discurso racista al decir que los inmigrantes
toman sectores de la ciudad, ya es hora de que
él tome el control de la ciudad porque hasta
ahora demostró que es un inútil lo mismo que todos sus legisladores. Tenés razón mucha gente
lo va a votar, es la clase media berreta que
sigue pensando que da status ser pro.

Un abrazo

Greta dijo...

Es cierto Roberto: ese "medio pelo", clase media tilinga y berreta es el electorado de este inútil. Son la prueba de que hay mucha gente que vota estereotipos sin ninguna base en la realidad.
Eso sí: las consecuencias las pagamos TODOS.

Un abrazo para vos. Gracias por leerme siempre.

DentroDelPerro dijo...

Creo que éste es el único caso en el que Macri se puede desenvolver solito al hablar: la discriminación. Casualmente coincide con una estrategia para captar los votos de la -desgraciadamente- gran cantidad de personas que piensan como él: la clase media tilinga y berreta, como bien la definiste vos Greta.
Lo bueno es que todavía -y por lejos- no le alcanza para ser presidente.
Un gusto leerte como siempre.

Roll Breaux dijo...

Ya lo habias dicho hace 5 años, mira vos que groso..

Related Posts with Thumbnails