Cristina Fernández de Kirchner

Cristina Fernández de Kirchner
Hay una REALIDAD que los diarios NUNCA te van a contar, porque no sirve a sus intereses.// ♥♥♥ Elecciones 2015: nosotros te avisamos, pero NO QUISISTE VERLO. Ahora ya están aquí. Mientras tanto, ABRAZAME, hasta que vuelva CRISTINA. ♥♥♥

miércoles, 20 de octubre de 2010

EL OTRO Duhalde...


Hace unos pocos días, y a partir de una idea del periodista-conductor Daniel Tognetti, hacíamos un pequeño recreo significativo con estas dos imágenes:

Encontrar las diferencias entre los dos personajes: Joe Pesci, actor italonorteamericano y Eduardo A. Duhalde.
Las semejanzas están a la vista: el parecido físico entre ambos personajes es notorio. Sin embargo, la asociación que puede hacerse entre ellos no pasa sólo por lo físico.

El actor Joe Pesci cobró notoriedad a raíz de sus interpretaciones en dos películas muy taquilleras: JFK, de Oliver Stone y Casino, de Martin Scorsese. En ambas, su rol de personaje turbio, ligado a la mafia y a la delincuencia, le valió muchos reconocimientos, a punto de quedar casi encasillado en él.
¿Qué conexiones pueden establecerse en el imaginario argentino entre estos dos personajes, uno de ficción y otro real?

Hace pocos días está de regreso en nuestro país un escritor y periodista que en los años 90 cobró fama  por la publicación de varios libros, entre ellos "El hombre que ríe" (sobre Carlos Ruckauf) y la "biografía política" (como él mismo subtitula) de Eduardo Alberto Duhalde: ("El otro"), personaje de larga y sinuosa trayectoria en nuestro medio político, que llegó a presidente provisional en momentos de una de las mayores crisis argentinas (2001), que se había retirado de la política (según sus propias palabras) pero que, extrañando las mieles del poder (político), ha vuelto al ruedo con el objetivo de volver a saborearlas.
 

Periodista Hernán López Echagüe, autor de "EL OTRO": biografía política de Eduardo Duhalde.
Edit. Planeta.

A diferencia de algunos figurones y no tanto, periodísticos que hoy se sienten "atacados" por el "autoritarismo oficial" o por sus seguidores oficialistas, que cometen el atropello de escracharlos en un afiche con un billete en la boca, a éste periodista su atrevimiento por investigar y escribir sobre el hombre fuerte de la provincia de  Buenos Aires le valió varios ataques reales, no virtuales, un navajazo en el rostro (cuya marca todavía luce), estar 2 veces internado en estado grave, y varios juicios penales todos los cuales ganó, a pesar de las mentiras que hoy Eduardo Duhalde pregona, haciendo honor a su baja catadura. El retorno de López Echagüe está relacionado con la presentación de su nuevo libro, "El regreso del Otro", pero sirvió para que muchos interesados en la historia del notorio personaje le hicieran reflotar temas, anécdotas e información como las que mostraba el primer libro.
No había leído la biografía, de manera que aproveché la volada para ponerme al día. Y resulta muy interesante encontrar en el trabajo de López Echagüe aquellas relaciones de semejanza entre el personaje ficticio de Joe Pesci y éste personaje no ficticio de nuestra política, retornado al ruedo.

Dada la seriedad del trabajo del autor, me parece importante señalar este párrafo de sus "Palabras preliminares":

"Para la elaboración de este trabajo he consultado diarios, revistas, documentación pertinente y entrevistado a más de cuarenta personas. Hice hincapié en la indagación de los sucesos más llamativos o misteriosos y dejé a un lado aquellos episodios que a mi juicio no contribuían a trazar esa rendija de la que hablaba Pulitzer" (...) "aquí se relatan hechos, se describen personas y situaciones a partir de la observación propia o de las decenas de relatos que escuché y posteriormente corroboré. (...) Me propuse conversar con todos los viejos amigos del gobernador.(...) Algunos, gozozos de aparecer aceptaron de buena gana ser mencionados.(...) La mayor parte, en cambio, esgrimiendo razones atendibles, pidió no ser nombrados". (págs. 14-15). 

Dado que la acusación más importante que se le realiza a Duhalde en este libro está relacionada con su vinculación  con el narcotráfico, la mayor parte de la selección de textos estará relacionada con el tema, ya sea por su conexión directa como indirecta. Curiosamente, el tema de la relación Duhalde-narcotráfico no es una primicia de esta investigación, si bien ella aporta información atinente y pertinente. El tema circulaba en muchos ámbitos, y hasta llegó a aparecer en la mesa de la sra. de los almuerzos (Mirtha Legrand), quien le formuló la pregunta a boca de jarro:
M.L._ ¿Por qué se ha vinculado a su gobierno, en la provincia de Buenos Aires, con el narcotráfico? ¿Qué hay de verdad en eso?
E.D._Ahora le cuento.

Duhalde respondió que "todas las cosas que se dicen, se han dicho y se dirán acerca de su presunta vinculación con ese delito, no son otra cosa que una campaña orquestada por los cárteles de la droga", pero el mismo López Echagüe cuenta hoy que también a él le sorprendió la pregunta, ya que su libro no había sido publicado, y sin embargo el tema había llegado hasta "la mesa de la sra. Legrand".
En el presente, y también en el marco de los almuerzos de la Sra., otro conocido y respetado personaje, la Hna. Marta Pelloni (de reconocida actuación en el caso María Soledad, joven asesinada en la Catamarca de los Saadi), también mencionó el tema, pero dando datos más concretos aún:

M.L._ (A la hna. Marta Pelloni, invitada): Ud. mencionó a Duhalde, y Duhalde ahora es candidato a presidente...
M.P._Él introdujo el comercio de la droga, y los laboratorios y las cocinas...(aquí es interrumpido por Tata Yofre, otro invitado)...
M.P._Yo le digo que las mafias del crimen organizado actúan en connivencia con los poderes políticos.
Interrumpe Mirtha Legrand.
_Disculpemé hna, pero hacer una afirmación así como la del Dr. Duhalde es muy delicado, eh?
M.P.:_ Yo lo digo con conocimiento de causa.


Vayamos ahora al texto de Hernán López Echagüe para encontrar algunas claves que relacionen su investigación con los interrogantes y afirmaciones precedentes.

PERSONAJES
Es interesante la vinculación entre algunos personajes que en su momento gozaban de fama y prestigio (mimados por los medios, digamos) como el Secretario de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, el ex juez federal, Alberto Piotti. Éste era un viejo amigo del comisario Juan Carlos Rebollo, Jefe del Cuerpo de Seguridad Islas (cargo estratégico en la zona del Delta del Paraná). A Rebollo se le había iniciado un sumario en 1987 a raíz de su presunta vinculación con el narcotráfico, cuando ocupaba un puesto relevante en la Dirección de Toxicomanía de la Prov. de B.A. en Ramos Mejía. Es curioso que, tanto Piotti como Rebollo se dedicaran a realizar allanamientos en busca de...drogas, acompañados del grupo parapolicial PROLATIN. Pero luego de ese sumario, Rebollo regresó, y lo hizo de la mano de sus dos amigos: el ex juez federal Alberto Piotti y el gobernador Eduardo Duhalde.(págs. 24-25).
Otro personaje muy próximo a Duhalde es particularmente llamativo. Se trata de Alberto Bujía, el Negro.
Había participado de manera activa en un episodio policial sindical: el asesinato de tres dirigentes metalúrgicos (entre ellos, Rosendo García), organizado y concretado por Augusto Vandor (de las 62 Organizaciones) y sus hombres, el día 13 de mayo de 1966, en la pizzería La Real, de Avellaneda. Pudo escapar, y años más tarde, se convertiría en el protector, consejero y hacedor de la bienaventurada carrera política de un tal Eduardo Duhalde (pág. 31).

EL SOPLÓN
Otro episodio muestra una faceta diferente del ex gobernador, ex presidente y futuro candidato, y que sirve para explicar el por qué, a pesar de que tantos compatriotas peronistas fueron encarcelados o perseguidos, Duhalde pudo zafar de esos ingratos momentos.
Siendo él intendente de Lomas de Zamora, un gremialista (Illescas) le comentó que un conocido suyo (Jesús Ramés Ranier) le había hecho saber que el ERP estaba preparando una colosal operación contra un objetivo militar ubicado en la zona sur del Conurbano. Al día siguiente Duhalde se presentó ante Calabró (gobernador de la provincia por ese entonces) y le narró lo que sabía atribuyéndose por completo el crédito de la información. Calabró, sabiendo lo que podía significar para su futuro acercar esa información al Ejército, la transmitió, cumpliendo al mismo tiempo la exigencia de Duhalde de que mencionara expresamente su participación. El 23 de diciembre de 1975 el batallón 601 Viejo Bueno de Monte Chingolo fue asaltado por el ERP. Pero obviamente los estaban esperando. Fue una masacre, ya que no sólo murieron militantes del ERP, sino muchos habitantes de las villas linderas al regimiento, que no tenían ninguna responsabilidad en el ataque. Se sabe que fueron cientos los muertos por el ejército, pero nunca hubo precisiones, ya que la mayor parte de los cuerpos fueron a fosas comunes.(págs. 69-70).

¿Puede una realidad construirse a partir de indicios? Y en ese caso, ¿podrían analizarse las "grandes inversiones" de las que habla el libro El Otro como parte de esa suma de indicios?
Veamos.

HOMBRE DE NEGOCIOS
Dice el autor que, las operaciones inmobiliarias de Duhalde (que comenzó a operar luego del golpe del 76 y hasta  1982) y su sueldo de gobernador, no bastan para para explicar las "grandes inversiones" que realizara desde 1984. Ése año compró la quinta Don Tomás (valuada en 500.000 U$D en los 90); en sociedad con el Ronco Lence adquirió buena parte del Hotel Casino Sasso, de Mar del Plata; compró la estancia La Limpia, en Labardén, partido de Ayacucho, de 5.000 ha. Y finalmente, una compra que el autor presenta en potencial, de una fracción de la histórica estancia Acelain, en Tandil, una de las estancias más notables del país, con un campo de 12.000 ha., de las cuales Duhalde habría comprado 4.000 a través de testaferros.(págs. 57-58).

Para 1989, Duhalde ya está al lado de Menem, un caudillo riojano perdidoso frente al fuerte Antonio Cafiero (en relación con las internas del Justicialismo), y con la estructura de la Liga Federal, llegará hasta la vicepresidencia de la Nación. Los saqueos, la hiperinflación y la crisis politica del final del gobierno radical de Alfonsín, los llevarán a Menem y Duhalde hasta la cima, luego del triunfo electoral. Nunca se sabrá con exactitud cuánto hubo de errores en el gobierno de Alfonsín y cuánto de construcción de circunstancias, lo cierto es que, siguieron el consejo de Perón de 1966 con relación al gobierno de Illia: "Al viejo Illia acérquenlo hasta el abismo. Pero no lo empujen. Que se caiga solo". Ellos aplicaron el consejo a Raúl Alfonsín.

DECRETOS
Ya como vicepresidente de Menem, y durante las ausencias protocolares del presidente, Duhalde firma y firma decretos, algunos muy controvertidos. Por ejemplo, el indulto a dos personas condenadas en 1976 por asesinato (Sffaeir y Saráchaga), con la lógica de que otro integrante del grupo (Juan Domingo López) había sido indultado por Menem anteriormente. Conversó sobre el asunto con el presidente, quien le había respondido: "Mientras yo no me entere, cuando quieras" (?).(pág. 121)
Pero Duhalde había firmado otro decreto, mucho más significativo en relación con sus intereses, y que culminaría en uno de los más sonados escándalos del gobierno de Menem: había nombrado al coronel sirio Ibrahim Al Ibrahim como Asesor Especial en la Aduana de Ezeiza. Este personaje era el ex esposo de Amira Yoma (cuñada de Menem), que se desempeñaba como Directora de Audiencias de la Presidencia de la Nación. Cuando se le preguntó a Duhalde (luego de desatado el escándalo) por qué había firmado el decreto, puso como excusa que 1º lo había firmado Rapanelli (Mntro. de Economía), convencido por los Yoma, y que él firmó luego pero...sin leer el decreto! Cuando se le mencionaron los dichos de Ibrahim Al Ibrahim en su testimonio en el sentido de que Duhalde era "el que más favores le había pedido", no quiso responder. (pág. 123).

CRUZADA Y PUERTAS ABIERTAS
Hacia septiembre de 1989 y mientras Menem se encontraba en Yugoeslavia, Duhalde, a cargo de la presidencia, despidió un día a sus secretarios y se reunió a solas con Ibrahim, durante media hora y a puertas cerradas. Cuando Ibrahim se retiró, sus secretarios, el Ronco Lence y el Negro Bujía, se acercaron para preguntarle quién era y qué quería, a lo que Duhalde les respondió que "había venido a darle las gracias por el decreto". Les pidió que recordaran bien su cara, porque en más de una oportunidad iban a tener que verlo en Ezeiza para retirar encomiendas y recibir pasajeros que el gentil Ibrahim haría pasar sin inspección previa. Bujía está exaltado: al fin los grandes negocios. Ya estaba cansado de andar de acá para allá con su destartalado Chevy rojo, tantas horas armando actos, reuniendo público, y además, hacer miles de kilómetros hasta Yacuiba (Bolivia), de allí hasta Salvador Mazza (Salta). Siempre el mismo trayecto, los mismos paquetes y las mismas argucias: "Llevo unas cajas de cigarrillos importados y perfumes franceses para el doctor Duhalde y su familia". Cigarrillos y perfumes. Ni más ni menos. Verlo al jefe contento era lo más importante.(pág. 124-5).
De la finca de los Romero, en Salta, siempre retiraba paquetes y entregaba otros que el jefe le mandaba. Paquetes a veces enormes. Con el tipo ése de Ezeiza, la cosa sería ahora mucho más sencilla.
Mientras tanto, Duhalde se enfrascaba en una cruzada CONTRA la droga: libros, campañas, fundaciones, refugios para adictos, hasta habló de instaurar la pena de muerte para los narcotraficantes.Como se siente solo en esta cruzada, dice:
_Los dirigentes que realmente quieran luchar contra el narcotráfico, y no los que lo hacen por sensacionalismo, debemos apoyan a quienes están en esa pelea, porque es muy dura.(pág. 127).

Ya como vicepresidente realizó viajes al extranjero para coordinar con otros países planes de lucha contra el "flagelo de la droga": Estados Unidos, Perú, Venezuela, Colombia. Incluso llegó a insistir en la creación de una secretaría que coordine los esfuerzos en dicha cruzada y pedirá la participación de los militares.

Por esa razón resulta incongruente que, mientras proclama a los cuatro vientos su lucha "contra la droga", y solicita la formación de un aparato de represión y castigo para los narcotraficantes, haya designado mediante el Decreto Nº 682 a un coronel sirio que conoce tan poco el idioma español como las complicaciones de un sistema aduanero. Sobre todo porque en el tiempo en que el sirio estuvo en funciones, Duhalde le solicitó muchos "favores": Bujía y Lence lo visitarán, por lo menos, 6 veces en 4 meses: retirarán sigilosamente valijas y paquetes que de inmediato harán llegar a su jefe, recibirán a misteriosos pasajeros que entrarán al país sin ninguna restricción ni control, podrán subir a un avión con valijas y bultos y regresar al país como dos diplomáticos, llamarán desde el Hotel Casino-Sasso (propiedad de Lence y Duhalde) en tres oportunidades a Ibrahim para que reciba a unos amigos de Duhalde que vienen de los Estados Unidos. Todo esto sin ningún tipo de control. También Pierri le pedirá al sirio mil favores.

EL NARCOGATE
Pero este festín se terminó cuando la revista española Cambio 16, en marzo de 1991, destapó la olla del lavado de narcodólares que, desde que Ibrahim asumiera el cargo de "control" en Ezeiza, fuera llevado adelante por el trío Ibrahim, Amira y Mario Caserta (director de Agua Potable y fiel amigo de Duhalde). La investigación estuvo a cargo del juez español Baltazar Garzón y pasó a ser denominada "narcogate".
Zulema Yoma, ex esposa del entonces presidente, dirá sin vueltas: "Si quieren saber sobre drogas, pregúntenele a Menem o a Duhalde". Amira renunciará, Duhalde dirá que jamás ha visto a Ibrahim, Caserta será detenido, al igual que Ibrahim, quien pedirá que se cite a declarar a Lence y a Bujía. Pero la jueza Servini de Cubría no citará a Lence, y Bujía no podrá concurrir porque, diez días después de haberse conocido el "narcogate", morirá en un extraño "accidente".
Si bien el tema parecía complicarse cada vez más para el vicepresidente, sobre todo porque Menem no estaba en ese momento en el país, cuando la jueza Servini de Cubría se disponía a llamar a testificar a todos los mencionados por Ibrahim, un llamado del presidente a la jueza dejó todo en la nada.

La carrera política de Duhalde continuó y luego vino el negocio fabuloso del "fondo del Conurbano" durante su gobernación de la provincia de Buenos Aires, un negocio que le permitió durante 3 años (de 1992 a 1995) invertir a discreción 1.581.405.798 $, más de 1 millón y medio de $ por día, sin ningún control, con un 90% de las obras realizadas mediante contratación directa. (pág. 174). Más adelante vendrán los negocios del fútbol, los casinos y las máquinas tragamonedas.

Si algo puede decirse de Eduardo Alberto Duhalde es que sabe hacer negocios, sabe conseguir y mantener amigos y supo construir poder.

Luego vino el pacto de Olivos entre Menem y Alfonsín (que sepultó sus aspiraciones presidenciales), el gobierno de De la Rúa y luego su nueva posibilidad, esta vez montado en la peor crisis que se recuerde de la Argentina. Allí estaba él, el "salvador de la patria" que apagó los incendios, mientras prometía lo que nunca iba a poder cumplir ("El que depositó pesos, recibirá pesos, el que depositó dólares, recibirá dólares"), y se ensangrentaba las manos con una represión feroz que culminó con las muertes de Kosteki y Santillán, y que lo llevaron a cuarteles de invierno...por un rato.
Ahora ha vuelto. Pero el país no es el mismo. Las relaciones de fuerza también cambiaron, y ahora es más difícil que los medios lo ayuden a tapar sus desatinos. Cristina no es De la Rúa, y ése Blank de Clarín que tituló "La crisis causó 2 muertos" ahora tiene contradiscursos que pueden desnudar la manipulación.
Ojalá que además haya argentinos con buena memoria, que se rían de sus mentiras y sonrían ante sus bravuconadas.
El hombre de la sonrisa torcida ya no es lo que era.

___________________________________________
Al finalizar esta nota, recibo la información de un penoso episodio producido entre gremialistas, que finalizó con la muerte de un joven sindicalista: Mariano Ferreyra. Y el personaje de este post parece no ser ajeno a los mismos, al menos según esta nota de El Cronista Comercial:

http://www.cronista.com/notas/203849-duhalde-se-acerca-los-gordos-la-cgt

(La página web de este enlace, curiosamente, lleva a una nota con fecha de sept. de 2009. Sin embargo, la fecha fue alterada, ya que inicialmente había sido presentada con fecha 20 de octubre de 2010, o sea, hoy. El periódico El Vigía tomó una captura de pantalla, donde aparece la fecha original).


La profundización de la puja interna en la CGT comenzó a colarse en la agenda de los sectores del peronismo enfrentados al matrimonio Kirchner. Una muestra palpable de ese interés fue el llamativo encuentro reservado que el ex presidente Eduardo Duhalde mantuvo ayer con un par de dirigentes del llamado grupo de los gordos, una de las corrientes sindicales enfrentadas a la conducción de Hugo Moyano.

El encuentro, que tuvo a Duhalde y a los gordos Oscar Lescano (Luz y Fuerza) y José Pedraza (Unión Ferroviaria), se concretó al mediodía en la sede del denominado Movimiento Productivo, que el ex presidente tiene en el centro porteño, según confiaron a El Cronista voceros gremiales y hombres del duhaldismo.
(...) El acercamiento con los gremios que cuestionan el personalismo de Moyano y que en los hechos han dividido a la cúpula cegetista también representa un avance estratégico para Duhalde, quien proyecta construir un fuerte espacio dentro del justicialismo para contrarrestar los sueños de Néstor Kirchner de alentar un nuevo proyecto presidencial para 2011.

Aquí el avance del programa 6,7,8 sobre éste tema de la nota de El Cronista: 


3 comentarios:

Tuqui dijo...

Muy bueno Greta! Lo voy a leer de nuevo detenidamente, pero la info del libro está para coleccionar... y no olvidarse de quien es este personaje Duhalde. Yo conozco sus accionares, lamentablemente soy de su zona y hay cosas q no salen el los medios pero que por cercanía se saben, no sería la primera vez que este impresentable manda patotas a hacer cualquier cosa, se que lo dice Lopez Echague y yo lo confirmo. No que me lo haya dicho el cabezón en persona obvio, pero por acá por esta zona es más que sabido el accionar de Duhalde.
Beso!

Roberto dijo...

Hola Greta, poco queda por decir de éste nefasto
Videla lomense, días atrás te comenté de mi ex
vecino, para muestra el post de Tuqui.
Muchos de los que lo conocemos por ser de la zona
no nos resulta extraño sus movimientos mafiosos
y sus raras amistades con sindicalistas y empre-
sarios de su misma laya.
Sirva para muestra cabal el libro que mencionás,
y se queda corto me parece, lo digo sin ánimo de
hacer política ni placer, ésto es así, lástima
que tenga todavía adeptos que ignoran o tratan
de hacerlo solamente por ser opositores, no así
los que tiene cerca que saben perfectamente
quién es y sacan tajada, no me quedan dudas.

Un gran saludo!

Greta dijo...

Gracias Tuqui, gracias Roberto.
Es penoso que personajes de este tipo estén todavía actuando en nuestro país. Sólo escucharlos hablar revuelve las tripas. Porque no tienen vergüenza..
Un saludo amigos.

Related Posts with Thumbnails